Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El Supremo ordena investigar si los depósitos de residuos de las nucleares cumplen la legalidad

Las cisternas que almacenan las barras de combustible gastado se han optimizado para prolongar su funcionamiento

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 7 marzo de 2006
El Tribunal Supremo (TS) ha emitido una sentencia que ordena a un tribunal de menor rango -el Superior de Madrid- investigar si las nueve centrales nucleares españolas cumplen la legalidad vigente para que sus piscinas de residuos funcionen como almacenes temporales hasta que exista un depósito definitivo para desechos de alta actividad radioactiva.

Las cisternas que almacenan las barras de combustible gastado -el que las centrales extraen de su reactor cada dos años- tenían previsto agotar su capacidad en torno a 2010, pero la mayoría de las nucleares han realizado obras de optimización de sus recintos que les permitirán prolongar su funcionamiento. La Asociación de Municipios Afectados por Centrales Nucleares (AMAC) cuestiona la legalidad de esa mejora y su eficacia, por lo que planteó en 2000 un recurso contra el Ministerio de Industria. AMAC ha conseguido que su punto de visto sea juzgado teniendo en cuenta evidencias que no fueron admitidas como pruebas en una sentencia en su contra dictada en 2003.

Los letrados de AMAC estiman que las centrales deberían haber renovado sus autorizaciones de puesta en marcha para legalizar la ampliación de los tanques en los que conservan sus barras de combustible agotadas. Estiman que si han logrado o pretendido cumplir la legalidad con el permiso inicial sólo tendrían derecho a almacenar los elementos gastados durante medio año.

Según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), las prórrogas de explotación llevan consigo la del permiso de almacenamiento, por lo que estima que éste dura lo mismo que las primeras. Pero AMAC reclama datos sobre toda esa documentación. Considera, y así lo admite el Supremo, que son datos relevantes para determinar si las mejoras de las piscinas exigían o no un cambio de la autorización inicial, con un posible estudio de impacto ambiental.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones