Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

Energía solar en España

El potencial solar de España es el más alto de Europa debido a su privilegiada situación y climatología

Situación de la energía solar en España

Durante los últimos años la Unión Europea ha adoptado importantes decisiones sobre política energética, con el fin de reducir el consumo de energías contaminantes y apostar por el consumo de renovables como la energía solar. Así, la UE establece como objetivo para el año 2010 que todos sus países miembros reduzcan al menos en un 15% las emisiones de gases causantes del efecto invernadero. También exige que el 12% de las fuentes energéticas de todos los estados sean renovables.

Si se quieren cumplir estas exigencias europeas, España debe hacer un gran esfuerzo, puesto que durante los próximos cinco años tendría que incrementar su superficie de captación solar térmica hasta los 4.500.000 metros cuadrados, que supone un ratio de 115 metros cuadrados por cada mil habitantes. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía, una cuarta parte de ese mercado podría corresponder a viviendas unifamiliares y el resto a viviendas multifamiliares y otras aplicaciones. En cuanto a las previsiones de crecimiento de las fotovoltaicas en España, el IDAE estima que el incremento de la potencia a instalar hasta el 2010 podría alcanzar los 135.000 kwp, entre instalaciones aisladas y conectadas a la red.

Pero de momento la situación en España no es muy buena, más aún si tenemos en cuenta las enormes posibilidades de un país con mucho sol. Los últimos datos recogidos por el IDAE en el 2001 calculaban que había unos 500.000 metros cuadrados instalados de captación solar térmica. Los expertos aquí consultados (IDEA y el EVE) creen que hay varias razones que explican el escaso desarrollo de la energía solar en España:

  • Condicionantes económico-financieros: se necesita hacer una inversión inicial elevada que no todo el mundo puede asumir.
  • El período de amortización de la inversión es largo, unos diez años.
  • Falta de concienciación ecológica y medioambiental.
  • La sociedad española tiene poca información sobre el tema y no conoce todos los beneficios y usos de la energía solar.
  • Ausencia de normativa necesaria para fomentar su uso.
  • No se cuida lo suficiente la integración de la instalación solar en los edificios.
  • En algunos casos la falta de espacio puede ser un inconveniente a la hora de la instalación.
  • La normativa exigida en algunos casos puede retraer a algunos consumidores interesados: en las instalaciones fotovoltaicas conectadas a red el propietario debe hacer declaración de IVA cada tres meses y darse de alta en el impuesto de actividades económicas, porque se vende energía a la compañía eléctrica.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones