Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

España se suma al programa europeo de vigilancia sismológica y volcánica

Un millón de europeos viven en zonas con riesgos potenciales de terremotos.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 11 agosto de 2002
España se ha sumado, a través del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), al proyecto e-Ruption, un sistema de vigilancia sismo-vulcanológica que persigue crear modelos que permitan predecir temblores de tierra o erupciones volcánicas analizando las conexiones entre ambos fenómenos. Y es que sólo en el territorio de la Unión Europea (UE), un millón de personas habitan en zonas de riesgo, las mismas en las que se tomarán datos y registros de actividad para configurar el sistema.

En España, Andalucía es la zona que registra la tasa más elevada de actividad sísmica del país y que se caracteriza por tener los mayores índices de peligrosidad. Anualmente en la comunidad se producen más de un millar de terremotos, la mayoría de ellos -más del 80 por ciento- imperceptibles a través de los sentidos humanos y no son detectados por la población.

Según el director del Instituto Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos, José Morales, los movimientos sísmicos son unas de las formas de liberación de la energía acumulada, suelen ser habituales en determinadas zonas, y cada cierto tiempo sobresale alguno de mayor magnitud «que se deja sentir, si bien no por ello indica una anormalidad». Evitar que sobresalga demasiado, al menos sin avisar, es uno de los objetivos que se marca el proyecto e-Ruption.

Financiado por la UE con 2 millones de euros para el trienio 2002-2005, e-Ruption persigue el diseño y desarrollo de un sistema de vigilancia sismo-volcánica basado en la telecomunicación e Internet. Se pretende que atienda las necesidades de la comunidad vulcanológica internacional y de las agencias de protección civil y ambiental tanto como las de la población.

La responsable de la participación española en el proyecto, que incluye a catorce centros de investigación y empresas europeas, es Alicia García, investigadora del Departamento de Volcanología del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC.

Hay evidencias y estudios que sugieren la existencia de una relación entre los terremotos y la actividad volcánica. Sin embargo, el conocimiento es aún insuficiente y es necesario obtener datos fiables para determinar de forma precisa esta conexión.

Si se establece la relación cuantitativa entre el comportamiento dinámico de los sistemas magmáticos y geotérmicos y la naturaleza de los temblores asociados, los expertos espera mejorar el pronóstico de erupciones volcánicas, paliando así los posibles daños a la población.

Debido a que la mayor parte de los volcanes activos están en zonas remotas o de difícil acceso, existen muchas limitaciones para conseguir una buena cobertura de alerta temprana del peligro a la población. Un proceso que se quiere agilizar mediante este sistema de vigilancia sismo-volcánica con un completo equipamiento instrumental y personal de los observatorios vulcanológicos.

El proyecto e-Ruption utilizará, para establecer una relación entre los acontecimientos sísmicos y la actividad volcánica, datos procedentes de campañas que se llevarán a cabo en áreas volcánicas como San Miguel (Azores, Portugal), Vesubio (Italia), Santorini (Grecia), Teide (Tenerife) y la Isla Reunión (Francia).

Se creará un modelo de las fuentes sísmicas en ambientes volcánicos para formular un procedimiento de clasificación automática en tiempo real que permita determinar la probabilidad de que se produzca una erupción.

No obstante, para que los efectos de un terremoto no alcancen magnitudes desmedidas hay que tener en cuenta algunos consejos, ente ellos la necesidad de conocer las normas a seguir para la construcción en zonas proclives y el respeto de los espacios en los planeamientos urbanísticos, además de destinar fondos a la investigación e información ciudadana.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones