Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Fracasa la expedición para encontrar ejemplares de delfín de aleta blanca en el río Yangtsé

De confirmarse la extinción de la especie, sería el primer cetáceo que desaparece debido a las actividades humanas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 14 diciembre de 2006
El delfín de aleta blanca o "baiji", un ser con 25 millones de años de existencia que habita en aguas del río Yangtsé, podría haber desaparecido, según una expedición formada por expertos chinos y extranjeros. Si se confirma esta extinción, nos encontraríamos ante el primer cetáceo que desaparece a causa de las actividades desarrolladas por el hombre.

La expedición, que se proponía buscar ejemplares del mamífero a lo largo de los 3.400 kilómetros del río, se ha saldado con un fracaso, por lo que gran parte de los integrantes de esta misión han anunciado la desaparición funcional del animal, del que en los años 80 quedaban 400 ejemplares. "Es tiempo de aceptar que el delfín de aleta blanca se ha extinguido y aprender para el futuro. Cometimos un gran error y es importante que no lo hagamos otra vez", afirmó August Pfluger, director del grupo ecologista suizo "Baiji.org".

Formada por 25 de los mejores especialistas de Estados Unidos, Suiza, Japón, Alemania, el Reino Unido y China, la misión, equipada con la más moderna tecnología, no encontró señales de un solo individuo de la especie, explicó Pfluger. "Quizás se nos escaparon uno o dos, pero creo que deberíamos aceptar que el delfín de bandera blanca está funcionalmente extinto", manifestó el experto, que lleva 15 años trabajando con la especie. Bob Pitman, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU., coincidió con Pfluger y consideró "muy difícil que volvamos a ver un delfín de aleta blanca".

"Ha sido una expedición con una planificación estricta, pero de todos modos es una sola expedición. Cada día sólo se trabajaban de ocho a diez horas y además hubo limitaciones para rastrear algunos lugares de aguas profundas. Por eso todavía no es científico hablar de extinción", señaló por su parte Wang Ding, que encabezó la expedición por parte china. Aunque admitió que el hecho de no encontrar ningún individuo significa que quedan "muy, muy pocos", se resistió a darlo por desaparecido, al contrario que la mayoría de expertos foráneos que participaron en la expedición.

Los científicos internacionales y nacionales han disentido durante los últimos 20 años en cuanto al mejor modo de conservar la especie. Los primeros defendían dejar a los supervivientes en su hábitat natural y luchar contra las causas que originaban su merma: el uso de métodos de pesca ilegales, como las descargas eléctricas, el exceso de navegación y la destrucción de su hábitat. Por el contrario, los expertos chinos apostaban por trasladar a los ejemplares a lugares más seguros, como la reserva establecida en el islote de Tianezhou.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones