Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Greenpeace alerta de la presencia de contaminantes químicos en los lagos y ríos europeos

Esta contaminación ha disminuido el número de anguilas en estos ecosistemas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 7 noviembre de 2005
Los lagos y ríos de diez países europeos presentan retardantes de llama bromados -sustancias que se utilizan en textiles, plásticos y aparatos electrónicos- y PCB (policlorobifenilos), unos tóxicos que dejaron de utilizarse en los años 70 pero que, por su capacidad de persistencia, aún siguen en el medio ambiente. Así lo pone de manifiesto un estudio elaborado por Greenpeace que lleva por título "Nadando en químicos".

Para analizar el estado de los ecosistemas acuáticos europeos, Greenpeace utilizó a la anguila europea, una especie que por su alto contenido en grasas y un ciclo vital largo se convierte en un buen bioindicador de la calidad del agua. Las anguilas, cuyas muestras de tejido muscular fueron objeto del análisis, se pescaron durante el verano de 2005 en Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Polonia, Reino Unido, República Checa y España. Todos los grupos de muestras analizados contenían residuos detectables de al menos un compuesto de retardante de llama bromado y todos contenían PCB.

Las anguilas españolas se recogieron en el río Miño, cerca de La Guardia (Pontevedra), y en el Delta del Ebro, a 300 kilómetros de su desembocadura. La anguila gallega destacaba por su alto contenido del retardante HBCD. De hecho, los niveles que presentaba fueron los terceros más altos de Europa. Y aunque el contenido en PCB de ambas poblaciones no era de los más altos, superaban los niveles detectados en otros estudios de estas características realizados en 2003 en el río Turia.

Disminución de la especie

La sobrepesca, la pérdida de hábitats y, posiblemente, el cambio climático, asegura Greenpeace, "son factores que provocan que hoy en día el número de anguilas jóvenes que vuelven a aguas europeas" sea el 1% de las que lo hacían hace 50 años. Por eso, la contaminación con toxinas persistentes puede ser un factor relevante en la disminución de la especie, que recorre miles de kilómetros desde el Atlántico norte hasta Europa.

En sus conclusiones, el informe señala que las autoridades europeas no han sabido controlar adecuadamente los riesgos que presentan estas sustancias químicas, "incluido el HBCD que sigue siendo utilizado de forma comercial en toda Europa". Además, los altos niveles encontrados de PCB "ilustran las consecuencias a largo plazo de reconocer un problema demasiado tarde o, al menos, de actuar demasiado tarde".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones