Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La beluga nacida en el Oceanográfico de Valencia tiene pocas posibilidades de sobrevivir

Presenta escasez de defensas y no se alimenta directamente de la madre, por lo que su pronóstico es reservado

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 17 noviembre de 2006
La primera cría de beluga nacida en cautividad en toda Europa, un acontecimiento que tuvo lugar en el Oceanográfico de Valencia el pasado 2 de noviembre, presenta un pronóstico reservado con escasez de defensas y un reducido aporte de nutrientes debido a que no se alimenta directamente de su madre. Ello hace que las probabilidades de supervivencia del animal sean "reducidas".

La información sobre el estado de salud de la joven beluga y de su evolución en estas primeras dos semanas de vida, en las que el equipo responsable está realizando "todo lo posible para conseguir su supervivencia", fue suministrada por el director de biología del Oceanográfico, Pablo Areitio, y el jefe de veterinaria, Daniel García.

Ya desde el momento de su nacimiento, la cría, un macho que actualmente mide 1,60 metros y pesa cerca de 65 kilos, dio muestras de una "natación errática" y un "exceso de flotabilidad" que preocuparon a los veterinarios y encargados de cuidar al animal, señalaron las citadas fuentes. La juventud de la madre, llamada "Yulka", que es el ejemplar de esta especie más joven que ha dado a luz en cautividad en todo el mundo, unida a la excesiva prolongación del parto, que llegó a las ocho horas, son los principales factores del estado de salud de la cría, según los expertos.

Esta falta de experiencia de la madre provocó que no colaborara en la alimentación de la cría, así que, desde el tercer día de vida, sus cuidadores comenzaron a extraer leche de la madre mediante ordeño y a administrársela directamente a la cría. Sin embargo, la madre dejó de producir leche y los responsables han tenido que sustituirla por una fórmula artificial de leche complementada con suero sanguíneo de "Yulka" para proporcionarle los niveles de defensa adecuados que permitan desarrollar su sistema inmune.

Los expertos indicaron además que todo ello se une a la alta mortalidad natural de la especie en los primeros meses de vida, que alcanza el 58%, por lo que se mostraron "conservadores" a la hora de hablar de la supervivencia de la cría. Las escasas experiencias de nacimientos de esta especie en cautividad en todo el mundo, donde sólo se tiene constancia de entre 20 ó 30 casos, están generando incertidumbre entre los encargados de su cuidado. Responsables consultados de acuarios de todo el mundo, como el de Vancouver, Connecticut y Nueva York, entre otros, advirtieron de la "enorme dificultad de sacar adelante animales en esta situación".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones