Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La CE presenta una reforma pesquera para proteger los caladeros

Plantea una reducción en el número de barcos con un sistema de compraventa de cuotas individuales de capturas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 14 julio de 2011
El Ejecutivo comunitario ha presentado una profunda reforma de la política pesquera que tiene como finalidad proteger los caladeros. La propuesta comunitaria incide en la necesidad urgente de aliviar la presión sobre los caladeros con un redimensionamiento de las flotas. La Comisión Europea (CE) pretende animar esta reducción en el número de barcos con un sistema de compraventa de cuotas individuales de capturas. "Si no llevamos a cabo estos cambios estructurales, veremos desaparecer las pesquerías una a una", alertó Maria Damanaki, comisaria de Pesca.

Bruselas está convencida de que el modelo actual de pesca es completamente insostenible. Existen demasiados barcos -84.909 en total- y las capturas son desmesuradas. Según los datos de la CE, la mayoría de los caladeros están explotados muy por encima de sus posibilidades de regeneración. Damanaki apuntó que el Mediterráneo se sitúa a la cabeza de las capturas excesivas con un 82% de sus pesquerías amenazadas. En el caso del Atlántico, la proporción se reduce al 63%. "Tenemos que gestionar los recursos de forma inteligente para garantizar unos caladeros saludables y productivos", agregó la comisaria.

La reforma contempla como objetivo central reducir las capturas a niveles sostenibles en 2015 en línea con los compromisos adoptados por la Unión Europea (UE) en Naciones Unidas. Para ello, se apuesta por un nuevo sistema que acelere la reducción de la flota. Como ya han hecho Estados Unidos, Australia, Noruega o Dinamarca, Bruselas pretende establecer un mercado de cuotas de pesca individuales. Se adopta así la idea de que los caladeros son públicos y se autoriza a los gobiernos a asignar a cada barco un volumen de pesca. Estas concesiones, que podrían estar sujetas a una tarifa, se comprarían y venderían para facilitar la desaparición de embarcaciones.

La propuesta comunitaria apunta también al control científico de los caladeros. Bruselas apuesta por contar con los mejores datos posibles para verificar la evolución de las poblaciones. La comisaria celebró en este contexto la recuperación de las pesquerías de anchoa en el Cantábrico, que permanecieron cerradas durante cinco años por la mala situación de la especie. "Hemos trabajado mucho y hemos sido duramente criticados, pero ahora tenemos buenas noticias para los pescadores", remarcó en referencia a su plan para duplicar las capturas de bocarte en la nueva campaña.

Los socios comunitarios empezarán a debatir a partir de ahora el planteamiento del Ejecutivo comunitario. España, la primera potencia pesquera europea por volumen de capturas, tendrá mucho que decir. La patronal de los armadores ya se ha pronunciado en contra de la "superficial" y "cobarde" reforma comunitaria. Cepesca acusó a Bruselas de alinearse con las tesis ecologistas y "dramatizar" sobre el verdadero estado de los caladeros. Los ecologistas, sin embargo, criticaron la propuesta porque a su juicio no es "sostenible".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones