Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La entrada de animales exóticos amenaza con destruir la biodiversidad de la Península Ibérica

El rumor sobre la presencia de cocodrilos en un embalse madrileño ha levantado la alarma ambiental

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 11 junio de 2003

Plantas y animales procedentes de otras latitudes del planeta dañan, de modo irreversible, a los seres vivos autóctonos de la Península Ibérica. La legión de invasores silenciosos se ha convertido en una amenaza al entrar en competencia por el alimento y el territorio con especies locales. Su proliferación es tan dañina que cuatro de cada diez especies extinguidas en la Tierra desde 1600 se han producido por la introducción de otras foráneas. En España, un informe presentado en el I Congreso Nacional de Especies Exóticas Invasoras, celebrado en León la semana pasada, identifica 47 vertebrados invasores, mientras el número de invertebrados y de flora extranjera se multiplica por cinco.

Sin duda, el ecosistema más afectado es el de las aguas continentales. 26 especies de peces exóticos se encuentran aclimatados en ríos, embalses y lagos peninsulares. Uno de cada cuatro es foráneo. De todos, el lucio es el verdadero tiburón de agua dulce. Introducido en el Tajo en 1949, procedente de Europa central, llega a pesar hasta 35 kilos. Su voracidad es tal que arrasa con todo: peces, anfibios e incluso aves.

Similar destrucción provocan el mejillón cebra, originario de los mares Negro y Caspio, y el cangrejo rojo americano. Su proliferación es tan masiva que arrasan con la flora y la fauna de los lechos del cauce, hasta provocar desprendimientos y daños en las conducciones de agua. "El mejillón cebra es el caso más preocupante porque causa estragos medioambientales en el río Ebro y podría extenderse a otros, como el Duero", explica Laura Capdeville, bióloga y miembro del Grupo de Especies Invasoras (GEI).

El visón americano, fugado de granjas peleteras de Castilla y León, País Vasco y La Rioja, está desplazando al europeo. Su agresividad y tamaño es mayor. El mismo fenómeno provoca la malvasía canela, una especie americana de pato introducida en España a través de Gran Bretaña. Al cruzarse con la malvasía cabeciblanca autóctona produce híbridos estériles.

En la flora, el problema se reproduce. El carpobrotus, un césped africano más resistente y que necesita menos agua, ha desplazado a la variedad del litoral levantino, igual que la hierba de la Pampa, una planta argentina que ha invadido hasta las cunetas de la cornisa cantábrica.

Procedencia

Pero, ¿cómo vienen estas especies a nuestro ecosistema? "Las causas son variadas, pero siempre interviene la mano del hombre", aduce Bernardo Zilletti, del GEI. Al agua llegan fruto del comercio marítimo. Los barcos recogen grandes cantidades de agua de mar para estabilizarse y cuando la liberan en otros puertos, también sueltan especies no nativas. No obstante, en la mayoría de los casos la invasión está provocada por la suelta voluntaria de particulares. En España se han introducido con fines cinegéticos tres mamíferos distintos -gamo, muflón y el arruí-, junto con aves, como el colín de Virginia, faisanes o la codorniz japonesa.

La invasión se completa con la suelta de mascotas exóticas, como la cotorra de kramer, periquitos o la popular tortuga de Florida. "Estas tortugas constituyen un auténtico peligro ecológico cuando la gente se cansa de ellas. Han llegado a crear comunidades estables", apunta el biólogo del GEI.

Amenaza para el hombre

El impacto de las especies exóticas es tal que sus implicaciones repercuten, no sólo en la biodiversidad, sino también en el campo económico y sanitario, hasta "convertirse en una amenaza para el ser humano". Los expertos aseguran que no es que los animales españoles sean más débiles, sino que al no haber evolucionado en compañía de los foráneos, no poseen defensas efectivas contra ellos.

De hecho, hubo una invasión tolerante en el caso de la patata, oriunda de América, o la utilización de la rata común para desplazar a la negra, responsable de las temibles olas de peste bubónica.

Los biólogos consideran que la mejor solución posible pasa por la prevención: "Es la única herramienta eficaz y deben asumirla particulares, empresas y las distintas administraciones", sugiere Zilleti, porque "es muy difícil determinar si una especie será o no invasora. Es algo completamente imprevisible".

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto