Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La nueva legislación comunitaria de aguas de baño endurece las exigencias de calidad e información

La UE asegura que esta normativa "dará a los ciudadanos un nivel más alto de protección"

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 13 octubre de 2005
Los países miembros de la Unión Europea (UE) y la Eurocámara alcanzaron ayer un acuerdo sobre la nueva legislación comunitaria de aguas de baño, que endurece las exigencias de calidad para las playas y de información para los bañistas. Esta normativa, que entrará en vigor dentro de dos años, "dará a los ciudadanos un nivel más alto de protección basado en los más recientes avances científicos y técnicos", señaló el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas.

La directiva sobre calidad de las aguas de baño tiene como objetivo asegurar que las aguas costeras e interiores que se utilizan para el baño no contengan contaminantes bacteriológicos o químicos que puedan suponer un peligro para la salud. Adoptada en 1976, es una de las normas medioambientales de la UE más antiguas, y por ello en 2002 la Comisión propuso que se pusiera al día.

Durante las discusiones en la Eurocámara y en el Consejo, el principal tema de debate fue la severidad de los estándares de calidad que las zonas de baño tienen que cumplir para respetar la directiva. La propuesta inicial de la Comisión incluía tres categorías: "excelente", "buena" o "insuficiente". Sólo las playas clasificadas como "buenas" estarían autorizadas para el baño.

No obstante, los Veinticinco rebajaron la ambición del texto y añadieron una nueva categoría, denominada "suficiente", que se situaría entre "buena" e "insuficiente". En la negociación final, la Eurocámara introdujo enmiendas para reforzar las exigencias de calidad de la categoría "suficiente" y para eliminarla en el plazo de ocho años.

Según el acuerdo alcanzado, los estándares de calidad para la categoría "suficiente" reducirían en un 8% el riesgo de contraer una enfermedad al bañarse. La actual directiva contiene exigencias que suponen un riesgo de entre el 12% y el 15%.

Planes de gestión

La directiva revisada exige a los Estados miembros elaborar planes de gestión que minimicen el riesgo para los bañistas. Si una zona de baño tiene un historial de mala calidad, deberán tomarse medidas preventivas para cerrarla cuando se prevea que no se cumplirán los requisitos.

La información sobre la calidad de una zona de baño, los resultados de los análisis de agua o el plan de gestión de la zona deberán ponerse a disposición de los bañistas a través de carteles y de los medios de comunicación.

La nueva directiva simplifica además los criterios de análisis de la anterior, ya que en lugar de controlar 19 contaminantes se reduce la lista a sólo dos indicadores microbiológicos de contaminación fecal: enterococos intestinales y "E. Coli". Esta simplificación supone el reconocimiento de que el material fecal, debido por ejemplo a una depuración inadecuada, es la principal amenaza para la salud de los bañistas.

Etiquetas:

aguas baño directiva

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones