Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La ola de calor de 2003 redujo un 30% la vegetación en Europa

Este descenso de la masa vegetal no tiene precedentes en el continente

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 22 septiembre de 2005
La ola de calor que asoló gran parte de Europa en el verano de 2003 provocó una reducción sin precedentes del 30% en la producción vegetal en las zonas afectadas, acelerando el proceso de calentamiento global al rebajarse la cantidad de dióxido de carbono (CO2) que la vegetación fue capaz de capturar de la atmósfera. Ésta es la conclusión de un estudio desarrollado por un grupo internacional de investigadores, entre los que se encuentran científicos de la Fundación CEAM de Valencia, que publica en su último número la revista "Nature".

Los investigadores españoles, liderados por María José Sanz, directora del Programa de Efectos de la Contaminación Atmosférica de la Fundación CEAM, aportaron datos procedentes del análisis de la masa vegetal y de la capacidad de respiración de los pinares del Parque Natural de la Devesa de la Albufera,un espacio natural muy próximo a la capital del Turia.

Simulación de la biosfera

Para llegar a estas conclusiones los investigadores utilizaron un modelo de simulación de la biosfera basado en las observaciones sistemáticas de diversas estaciones de medidas de flujos de CO2 en una serie de bosques europeos.

El principal hallazgo fue que las temperaturas extremas del verano de 2003 se tradujeron en un descenso de un 30% de la producción primaria bruta, "o lo que es lo mismo en una emisión de neta de CO2 de la misma magnitud que el promedio de 4 años de los ecosistemas del continente europeo actuando como sumidero neto de carbono".

Sanz afirma que este trabajo revela "las consecuencias de la elevación estival excesiva de las temperaturas para los ecosistemas forestales europeos". En su opinión, este tipo de observaciones y su aplicación "pueden ser muy importantes, dado que las olas de calor podrían ser más frecuentes en el futuro", por lo que resulta "crucial estudiar hasta qué punto los ecosistemas forestales y agrícolas pueden verse afectados".

Hasta ahora, muchos modelos climáticos tendían a predecir que el calentamiento global iba a favorecer el aumento de la vegetación y prolongar la estación de crecimiento. La presente investigación, sin embargo, pone de manifiesto que la ola de calor de hace dos años tuvo el efecto opuesto, dificultando el crecimiento vegetal de una forma sin precedentes en Europa.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones