Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La Península Ibérica podría calentarse un promedio de cuatro grados para el año 2075

Un investigador del CSIC advierte de un posible desplazamiento de la zona climática del sur hacia el norte

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 2 noviembre de 2005
Las temperaturas de la Península Ibérica podrían ser hasta cuatro grados más altas en 2075 sobre los niveles de la década de los 80 a causa del cambio climático, según los modelos de previsión más optimistas que están usando los expertos. Así lo declaró en una entrevista el científico Carlos Duarte, del IMEDEA, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad de Baleares, que es además director del proyecto de investigación de la Estación Costera de Faro de Cap Ses Salines (sur de Mallorca).

Según Duarte, la excesiva vulnerabilidad de la Península se debe a su "transición climática" por su ubicación entre el norte de África -con la zona desértica del Sahara- y el resto de Europa, con un clima atlántico. Es posible "un desplazamiento de la zona climática del sur hacia el norte, es decir, que el clima característico del norte de África, el Sahara, acabe dominando en la Península Ibérica", advirtió. En el resto del planeta también es "ya irreversible a corto plazo, en cuestión de décadas", dijo, el efecto nocivo del cambio climático, motivado por las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Incluso si se detuviera el incremento de dióxido de carbono emitido a la atmósfera o las emisiones en su totalidad, seguirían surgiendo efectos dañinos, ya que existe una enorme cantidad de CO2 retenida en los océanos que se puede volver a poner en circulación. "La cantidad de CO2 retenida actualmente bajo los fondos marinos es prácticamente la mitad de todo lo emitido desde la revolución industrial", señaló el científico.

Respecto a la escasez de agua en España, Duarte cree que se necesitan políticas que "no tengan en cuenta la situación actual del balance de agua, sino escenarios futuros de disponibilidad". En su opinión, se requiere una inversión en infraestructuras para aumentar el ahorro, como canalizaciones óptimas, porque ahora se pierde entre un 30% y 40% del agua en circulación.

Para este experto, los trasvases "no parecen una solución sostenible" porque las predicciones apuntan a que "no habrá excedentes casi en ninguna zona de la Península Ibérica, ni siquiera en el norte". La desalinización resulta una tecnología "prometedora", aunque, a su juicio, debería profundizarse en técnicas de funcionamiento a partir de energías renovables.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones