Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La pesquería de atún rojo en el Mediterráneo debe cerrarse de forma inmediata, según Greenpeace

Cree que sólo así se logrará evitar la extinción de una de las especies más importantes de la región

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 16 mayo de 2007
La organización medioambiental internacional Greenpeace ha hecho un llamamiento para exigir el cierre inmediato de la pesquería de atún rojo en el Mediterráneo para evitar la desaparición de una de las especies más importantes de la región. Con el objetivo de atestiguar la delicada situación de la especie, el barco de los ecologistas, el Rainbow Warrior, inicia esta semana desde La Valletta (Malta) su viaje por la zona.

Los conservacionistas tienen ya indicios de que en el sur de España y norte de Marruecos la pesca tradicional con almadrabas ha capturado hasta el momento tan sólo un 20% de la cantidad recogida en la misma fecha en 2006. Y ello a pesar de que la temporada pasada ya fue muy reducida en el número de capturas. Además, el tamaño de los atunes sigue descendiendo, lo que confirma la progresiva desaparición de los grandes atunes del Mediterráneo, vitales para la reproducción de la especie.

Las aguas al norte de Libia constituyen una de las últimas zonas con una población relativamente bien conservada de atún rojo en el Mediterráneo. Se calcula que más de 200 cerqueros con capacidad para capturar 35.000 toneladas de atún rojo podrían concentrarse en esta zona durante las próximas semanas. En 2006, el 60% de las capturas de atún rojo en el Mediterráneo procedía de la pesquería libia. "La pesquería del atún rojo se encuentra totalmente fuera de control. Los barcos acudirán en mayor número a Libia este año tras haber agotado los caladeros de las Baleares y el Mediterráneo Oriental. Pero después de Libia, ya no hay otra salida, es el último reducto para el atún rojo", afirmó desde Malta Sebastián Losada, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace España.

Greenpeace recuerda que los países miembros de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), presionados por la industria atunera mediterránea, fueron incapaces el año pasado de acordar un programa para la recuperación de la especie, al borde del colapso debido a las capturas excesivas, buena parte de ellas ilegales. Aunque los propios científicos de la ICCAT señalaron que la especie sólo podría comenzar a recuperarse con capturas inferiores a las 15.000 toneladas, esta comisión aprobó una cuota de 29.500 toneladas para el presente año. Este organismo aprobó también nuevas medidas de control, pero éstas no entrarán en vigor hasta al menos el 11 de junio, cuando buena parte de la temporada pesquera de este año ya habrá tenido lugar, apuntaron desde la organización ecologista. "Los gobiernos han mostrado su total incapacidad para garantizar la explotación sostenible de esta especie", añadió Losada. "De no hacer nada inmediatamente, el atún rojo del Mediterráneo se convertirá en el próximo bacalao de Terranova. Pero esta vez las hemerotecas demostrarán que los gobiernos tenían en su mano todos los datos necesarios para actuar y no lo hicieron", concluyó el miembro de Greenpeace.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones