Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La población de lince ibérico en la Península no supera los 160 ejemplares, según el último censo

Sierra Morena oriental y Doñana son las únicas zonas reproductoras de esta especie

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 3 enero de 2006
El número total de linces ibéricos mayores de un año en la Península no supera los 160 individuos, según el último censo de este felino en peligro de extinción realizado por la Dirección General para la Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente. En el censo realizado en los años 80 se estimó una población de 1.000 a 1.200 ejemplares.

Las poblaciones reproductoras habitan exclusivamente en Sierra Morena oriental y Doñana. Así, en Andújar-Cardeña (Jaén-Córdoba) viven entre 60 y 110 ejemplares, mientras que en Doñana (Huelva-Sevilla) hay entre 24 y 33 linces. Estos datos indican que, "aún considerando la posible existencia de animales no detectados en áreas de distribución histórica", sólo quedan 160 linces.

Ocho de cada diez muertes se deben a causas directamente relacionadas con el hombre

Durante la realización del censo fallecieron 24 linces: 16 en Doñana y ocho en Andújar-Cardeña. El 79,2% de las muertes se debió a causas directamente relacionadas con el hombre, y sólo el 20,8% fue por motivos inequívocamente naturales.

Falta de alimento y atropellos

Uno de los factores principales que inciden en la mortalidad del lince ibérico es la escasez de alimento, especialmente de conejos, su presa principal. También están contribuyendo al declive de esta especie los atropellos, los métodos no selectivos de erradicación de predadores y una modificación del hábitat a causa de los cambios de uso del territorio.

Esta es la principal conclusión del último censo de este felino en peligro de extinción realizado por el Ministerio de Medio Ambiente, cuya población, endémica de la Península Ibérica, ha caído un 90% en la última década.

Según el equipo de Borja Heredia, de la Dirección General para la Biodiversidad, en la zona de Montes de Toledo sólo se detectó un excremento de lince ibérico, no se obtuvo ninguna fotografía ni ningún indicio de reproducción, por lo que "se puede considerar que actualmente en esta zona no existe una población estable de linces".

Además de la recogida de indicios directos (excrementos) se realiza un muestreo con cámaras-trampa con 1.721 estaciones de foto-trampeo, y sólo se han detectado linces en Sierra Morena Oriental (Andújar-Cardeña) y en Doñana. "En el resto de áreas no se ha fotografiado ningún ejemplar", concluyen los autores del estudio.

Umbral de la extinción

Mediante ambos métodos se detectó presencia inequívoca de lince ibérico en 22 cuadrículas, y sólo en nueve se confirmó su reproducción. Estos datos indican que actualmente se mantienen poblaciones estables con reproducción contrastada en unas 50.000 hectáreas, "con lo que el lince ibérico quedaría relegado únicamente al 0,064% del territorio nacional y se situaría en el umbral mismo de la extinción".

En el último censo realizado en España en los años 80 se estimó una población de 1.000 a 1.200 linces ibéricos, con unas 350 hembras reproductoras; con una distribución de 48 núcleos con presencia estable agrupados en nueve poblaciones, y un área de distribución de 11.000 kilómetros cuadrados. En 1999 se aprobó la "Estrategia de conservación del lince ibérico en España" y el año que acaba de terminar vio el nacimiento del primer lince en cautividad: una camada de tres cachorros en Doñana.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones