Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La Red de Vigilancia Radiológica del CSN detectó la fuga de Ascó, según Greenpeace

Más del 86% de las partículas recogidas producen dosis de radiación por encima de los límites legales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 18 julio de 2008
fuga de partículas radiactivas ocurrida en noviembre del año pasado en la central nuclear de Ascó (Tarragona). Así lo asegura Greenpeace tras revisar los datos facilitados por el CSN y que confirman que tanto la central como el regulador "minimizaron la relevancia del escape".

Según la organización ecologista, más del 86% de las partículas calientes emitidas -y recogidas hasta principios de junio de 2008-, producían una radiactividad que superaba los límites legales de exposición al público en caso de contaminación interna.

Además, las partículas con tasas de dosis por encima de 0,093 mSv/h, que representan más del 27% del total, habrían producido dosis superiores a 20 mSv, límite legal de los trabajadores en un año. Si el nivel de radiactividad se refiriese a la fecha en la que se produjo su emisión, a finales de 2007 la dosis de radiación se incrementaría entre un 20% y un 30%.

Según la información proporcionada por el CSN, tres de las partículas calientes presentaban tasas de dosis de 1 mSv/h, que es el nivel mínimo para la clasificación de zona naranja (de permanencia estrictamente reglamentada) en una central nuclear. Estas tres partículas darían lugar a unas dosis superiores a 216 mSv en nueve días, lo que equivale a 20 veces por encima del límite de los trabajadores. Greenpeace afirma que estos niveles de radiactividad son suficientemente elevados como para que se deban analizar supuestos de exposición y contaminación externa.

Radiactividad a la atmósfera

Por otro lado, la información aportada por el CSN revela que los picos de radiactividad medidos en dos estaciones (una sonda ubicada en la propia central y otra situada en la playa de la Almadraba, a unos 50 kilómetros de Ascó) evidencian una correlación entre los momentos en los que se arrancó el sistema de ventilación normal del edificio de combustible y las emisiones de radiactividad al medio ambiente detectadas en ambas estaciones de la red.

Además, se comprueba que la emisión más importante de partículas radiactivas no se produjo el día 29 de noviembre, sino a mediados del mes de diciembre, cuando, una vez terminada la recarga de combustible, se empezó a descontaminar el sistema. "Toda la radiactividad desprendida en la limpieza del sistema en lugar de ser gestionada como residuo fue emitida a la atmósfera, lo que no es sólo un hecho reprobable, es, además, un delito medioambiental, ya que ello era perfectamente conocido por la central", asegura Carlos Bravo, responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace.

Las gráficas de las señales de los detectores muestran también un constante incremento de la media de radiactividad en el medio ambiente a lo largo del mes de diciembre de 2007, así como importantes picos entre el 14 y el 19 de ese mismo mes, a finales de éste y principios de enero.

"Una simple revisión de los datos de la red REVIRA hubiera permitido concluir a los técnicos del CSN que se estaban produciendo fugas de radiación al medio ambiente en noviembre, y también en diciembre y enero. Por lo que cabe preguntarse si lo que hay de trasfondo es una manifiesta negligencia o, por el contrario, una ocultación intencionada de estos graves hechos", apunta Bravo.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto