La sequía en la cuenca del Miño obliga a la CHN a activar el plan de alerta

Aunque el suministro está garantizado, recuerda la necesidad de limitar los consumos de agua urbanos
Por mediatrader 9 de noviembre de 2007

El estado de sequía registrado en la cuenca del Miño ha llevado a la Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) a activar el Plan Especial de Actuación en situaciones de Alerta y Eventual Sequía. Esta situación es consecuencia de que este otoño esté siendo «extremadamente seco», aunque el verano, con precipitaciones superiores a la media, ha permitido que las reservas de la cuenca estén en la actualidad en una situación similar a la del año 2005.

La necesidad de limitar los consumos de agua urbanos ya ha sido comunicada a los responsables de los principales abastecimientos por parte de la CHN, que no obstante asegura que el suministro está garantizado. Así, ha solicitado a los ayuntamientos que disminuyan el uso del agua para riego de jardines, baldeo de calles y resto de usos urbanos, al tiempo que se reduzca la presión nocturna del agua.

Siguiendo las instrucciones de la CHN, el Ayuntamiento de Lugo ha activado la situación de prealerta por sequía con el objetivo de proteger el caudal ecológico del cauce fluvial del río Miño, según explicó el concejal de Medio Ambiente, Lino González Dopeso. De esta forma, se ha suprimido el riego de jardines y se ha reducido a tres jornadas por semana el baldeo de calles. Con las medidas que acaba de adoptar el Ayuntamiento de Lugo se ahorrará un 10% del total del agua que se consume habitualmente.

Asimismo se estudia la posibilidad de disminuir la presión del agua que se bombea en horario nocturno. Dopeso solicitó también la colaboración de la población, para que use más la ducha y menos el baño, así como a las empresas para que sean «más cuidadosas» en el uso del agua. Igualmente pidió que se «limiten» los lavados de turismos. El responsable de Medio Ambiente aseguró que esta es la «primera vez» que el Ayuntamiento de Lugo tiene que adoptar una prealerta de estas características, aunque hizo hincapié en que, de momento, el abastecimiento «está garantizado».

Por otra parte, y a la vista de la sequía que amenaza a Galicia, el consejero de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, hizo un llamamiento para que reine la tranquilidad. La Xunta está analizando soluciones alternativas de dotación de caudales para afrontar este problema, afirmó al respecto. Si bien incidió en la importancia del consumo «moderado», recordó que «quedan por delante todo el otoño y el invierno».