Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La sequía, las heladas y las plagas deterioran la salud del arbolado español

Las especies más vulnerables son los quercus, entre las frondosas, y el pino carrasco dentro de las coníferas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 6 enero de 2006
La sequía, junto a factores como heladas, plagas y otros, ha empeorado la salud de una quinta parte del arbolado español. El Inventario de Daños Forestales (IDF) de 2005, difundido ayer por el Ministerio de Medio Ambiente, indica que el 78,5% de árboles estudiados presenta un aspecto saludable, mientras que el 19,5% tiene defoliaciones superiores al 25% y el resto están muertos o perdidos.

Por especies, las frondosas son las que acusan más daños, con una disminución importante en el porcentaje de arbolado sano (76,7% de árboles en esta categoría), a la vez que aumenta el porcentaje de arbolado dañado (21,3%). Aunque menos, las coníferas también salen castigadas. El conjunto de árboles dañados en este caso sube al 17,6%, el peor registro desde el inicio de los inventarios.

El estudio constata la muerte de muchos ejemplares debido al déficit hídrico continuado y las sequías puntuales. Las zonas más perjudicadas fueron, sobre todo, el Levante, el sureste peninsular y las áreas centrales de ambas mesetas. Las especies más vulnerables, los quercus (encinas, robles, etc.) entre las frondosas, y el pino carrasco dentro de las coníferas. A ello se sumaron las heladas en lugares tan dispares como Granada, Zamora y Huesca, que dañaron a especies variadas (pino silvestre, chopo, eucalipto, encinas).

En cambio, se aprecia una cierta disminución en los daños por el síndrome de la seca o decaimiento forestal, así como los atribuibles a hongos, a pesar de que se hayan generalizado las micosis foliares en los eucaliptos, principalmente en el Cantábrico oriental, y la cada vez más frecuente aparición de daños en el pino radiata.

Por otro lado, en 2005 se mantuvo el aumento de los insectos devoradores de hojas o defoliadores primaverales de frondosas ya detectado el año anterior en toda la Península. El Inventario destaca, además, la "espectacularidad" de las defoliaciones en rosáceas silvestres (endrinas, moras, zarzamoras...), provocadas por la explosión poblacional de la oruga de piñón, en Castilla y León, Álava, La Rioja, Cantabria, Aragón, Cáceres, Granada y Cádiz.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones