Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La UE propone una reducción obligatoria de las emisiones contaminantes de los coches a partir de 2012

Apuesta para ello por el uso de biocombustibles y el desarrollo de nuevas tecnologías

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 8 febrero de 2007
La Comisión Europea propuso ayer reducir de forma obligatoria las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los automóviles hasta una media de 120 g por kilómetro recorrido a partir de 2012. Esta cifra se conseguiría combinando las mejoras introducidas por los fabricantes (hasta 130 gramos/kilómetro) con el aumento del uso de biocombustibles y el desarrollo de nuevas tecnologías en otros sectores relacionados.

Günter Verheugen, comisario de Empresa e Industria, señaló en una rueda de prensa que esta propuesta demuestra que "es posible" tener elevados estándares medioambientales y a la vez garantizar los puestos de trabajo del sector. A su juicio, las nuevas normas, que serían obligatorias para todos los automóviles que se vendan en la UE, harán que en el territorio comunitario se fabriquen los coches "más limpios, seguros y modernos" del mundo.

Además de la mejora de la tecnología en los motores que permita llegar a los 130 g de CO2 por kilómetro, los elementos para lograr los 10 g adicionales incluyen un mayor uso de biocombustibles; mayor eficiencia de los sistemas de aire acondicionado; la obligación de colocar en los coches indicadores de presión de los neumáticos; normas obligatorias para reducir la resistencia a la rodadura de los neumáticos; uso de sistemas que recomienden a los automovilistas un modo de conducción más ecológico, y aumento de la eficiencia energética de los vehículos ligeros de carga (obligación de 175 g por kilómetro en 2012 y 160, en 2015).

3.650 euros más por vehículo

La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), que representa a los 13 principales fabricantes del sector, rechaza de plano la propuesta comunitaria -la califica de "arbitraria" y "demasiado severa"- y advierte de que supondrá un aumento medio de 3.650 euros por vehículo.

Sergio Marchionne, presidente de ACEA, critica que las ideas presentadas por la Comisión "se centran demasiado en la tecnología de los vehículos e ignoran que hay un amplio abanico de medidas disponibles para reducir las emisiones de CO2 de manera más eficaz". El también consejero delegado de Fiat advierte además de que la norma provocará la pérdida de puestos de trabajo y la huída de los fabricantes del territorio europeo.

ACEA recuerda que el transporte de viajeros por carretera genera el 11% de las emisiones de CO2 en la Unión Europea, mientras que en el ámbito global es responsable de sólo el 5% de esas emisiones contaminantes.

Por ello, aboga por una solución que no involucre sólo a este sector, sino también a los legisladores, a los consumidores y a la industria de carburantes, con el fin de salvaguardar el empleo y la competitividad de la industria automovilística europea.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones