Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La Universidad de Castilla-La Mancha impulsa un proyecto para recuperar los recursos fitogenéticos de la región

Han logrado ya conservar más de 750 variedades locales, la mayor parte de ellas especies hortícolas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 27 julio de 2011
Un proyecto de investigación de la Universidad de Castilla-La Mancha, en colaboración con la Consejería de Agricultura de la Junta castellano-manchega, pretende recuperar los recursos fitogenéticos de la región. El objetivo es dar respuesta, entre otras cuestiones, a una sociedad que demanda productos de calidad que posean valores ya perdidos u olvidados tan importantes como el sabor o el aroma.

La iniciativa, que dio comienzo en 2003, ha conseguido hasta el momento recuperar y conservar en sus instalaciones de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de Ciudad Real y en los Bancos de Germoplasma nacionales más de 750 variedades locales, la mayor parte de especies hortícolas, de las cuales en torno a 250 son variedades de tomate y más de 100 de pimiento y calabaza, explica una de las investigadoras, Marta María Moreno.

Un trabajo que, además, es muy bien acogido por los agricultores ya que, según Moreno, "constantemente llegan consultas y peticiones de semillas por parte de los agricultores que se muestran interesados por conocer y recuperar las variedades que se cultivaban en su zona y tratan por tanto de encontrar las más adaptadas a las condiciones de suelo y clima de su localidad". "Este interés es aún mayor entre los agricultores ecológicos, ya que la rusticidad y el grado de adaptación al entorno de estas variedades las hace especialmente idóneas para estos sistemas productivos sostenibles y respetuosos con el medio", apunta.

A pesar de que se ha conseguido recuperar un gran número de variedades autóctonas, son muchas las que ya se han perdido. Aunque es muy difícil dar una cifra tanto de las especies como de las variedades perdidas a lo largo de la historia, Moreno señala que "lo que sí se sabe es que los actuales modelos agrícolas, basados en conseguir grandes aumentos de producción, han ocasionado una enorme reducción del número de especies y variedades cultivadas". En la actualidad se estima que entre el 80% y el 95% de las variedades de los cultivos más importantes a principios del siglo XX se ha perdido para siempre, sobre todo entre los años 60 y 80 como consecuencia de una generalizada intensificación de los sistemas agrarios.

Por lo que se refiere a los planes de futuro de este grupo de investigación, Moreno avanza que "sería ideal que las administraciones públicas se implicaran más en estos temas y facilitaran la posibilidad y los medios para que cualquier agricultor pudiera tener acceso a estas semillas". Pero, además, también muestra su propósito de proponer la creación de la figura del "agricultor conservador", tal y como ya existe en algunos países europeos, cuya misión sería cultivar y custodiar determinadas variedades de su zona. En cuanto a su trabajo, indica que la siguiente fase consistiría en intentar evitar las posibles duplicidades que pudieran existir entre todo el material del que actualmente disponen, para lo cual es necesario utilizar otras técnicas más complejas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones