Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Las autoridades tinerfeñas afirman que los síntomas de erupción detectados en el Teide durante 2004 se han reducido

Como respuesta a aquella alerta, la isla se encuentra ahora mejor preparada ante cualquier eventualidad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 6 octubre de 2005
El director insular de Medio Urbano, Paisaje y Protección Civil del Cabildo de Tenerife, Jorge Bonet, aseguró que el volcán canario del Teide "está tranquilo", que los síntomas que llevaron a la alerta en 2004 se han reducido y que no se espera una próxima erupción. Además, como repuesta a aquella situación de alerta, Bonet mantuvo que la isla de Tenerife se encuentra mejor preparada que en 2003 para saber responder ante cualquier eventualidad.

La isla de Tenerife registró durante 2004 síntomas de lo que podría interpretarse como un anuncio de erupción volcánica, explicó Bonet, que participa en las tertulias del Geoforo organizadas por el Colegio Oficial de Geólogos en Madrid. El aumento en el número de seísmos, la mayor intensidad de alguno de ellos y el registro de mayor cantidad de gases en áreas muestreadas llevó al Cabildo de la isla a formalizar un plan de acción coordinada para responder ante una posible erupción, según el responsable tinerfeño de Protección Civil.

El comité de dirección de este Plan, integrado por el presidente del Gobierno canario, el delegado del Gobierno y el presidente del cabildo tinerfeño, estableció un semáforo para mostrar el riesgo en al isla, que se mantuvo en nivel amarillo (fase de alerta) hasta febrero de este año, en que volvió al verde, que define la normalidad.

Debido a esta situación de alerta, Bonet aseguró que la isla se encuentra ahora preparada para responder ante una posible erupción, seísmo o inundación, mejor que como lo estaba en 2003. Ahora, Tenerife cuenta con un plan de respuesta destinado a reducir a cero los daños personales mediante planes de evacuación, a paliar al máximo los posibles daños materiales y a que la temporalidad de los mismos sea mínima y que, por ejemplo, un corte de luz pueda ser restablecido cuanto antes, afirmó.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones