Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Las praderas de posidonia podrían almacenar en el Mediterráneo hasta 25 millones de toneladas de carbono, según el CSIC

Su destrucción podría agravar el cambio climático

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 31 octubre de 2006
Un equipo multidisciplinar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) estudia estos días en la bahía de Port Lligat, en el parque natural del Cabo de Creus (Gerona), el almacenamiento de carbono en las praderas de posidonia oceánica. Los investigadores del CSIC calculan que estos ecosistemas podrían almacenar en el Mediterráneo hasta 25 millones de toneladas de carbono, lo que equivaldría a unos 90 millones de toneladas de CO2.

Miguel Ángel Mateo, coordinador del proyecto, explica que unos 200 millones de toneladas de carbono de las emisiones anuales a la atmósfera (por la quema de combustibles fósiles y la deforestación) están siendo retenidos en la biosfera por algún elemento desconocido. Los sedimentos de posidonia oceánica podrían ser responsables de algo más del 12% de esa capacidad amortiguadora.

Para llegar a esta conclusión han sido necesarios muchos años de trabajo. Mateo cuenta que a principios de los años 90, buceando en algunas praderas, se dio cuenta de que el suelo, que forma paredes altas, estaba erosionado, pero no sólo había arena sino que estaba mezclada con compuestos orgánicos, básicamente fibra de las vainas de la posidonia, "formando una especie de turba". En un kilo de turba había 40 g de carbono.

En el año 2000, este científico logró sacar un cilindro de 4,5 metros de espesor con muchas fibras de posidonia. Y a partir de ahí los cálculos son sencillos, explica, pues viendo cuánto carbono había en esa cantidad, sólo hay que trasladarlo a los 4,5 millones de hectáreas de posidonia que hay en el Mediterráneo, de donde es endémica.

11 años de emisiones

La reserva de carbono asociada a los sedimentos de estas praderas podría alcanzar los 2.800 millones de toneladas, lo que equivaldría a unos 11 años de emisiones de CO2 de la Europa occidental, o bien al 0,6% de todo el carbono orgánico acumulado en los suelos del planeta.

Para seguir estudiando estas praderas, hace unos días el Ministerio de Educación y Ciencia aprobó financiar el proyecto del CSIC durante tres años más, lo que permitirá hacer perforaciones más profundas y ampliar el estudio a otras zonas del Mediterráneo.

Y es que conservar estos ecosistemas marinos es primordial, porque su desaparición significaría no sólo emitir a la atmósfera todo ese CO2 almacenado, sino perder un potencial captador de ese gas de efecto invernadero. Los científicos del CSIC se muestran pesimistas. Dicen que las praderas de posidonia tienden a disminuir porque son muy sensibles a los cambios en la transparencia del agua, además de tener una tasa de crecimiento muy lenta.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones