Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Las riadas en Galicia arrastran las cenizas de los montes arrasando los bancos de marisco

Los marisqueros temen que el terreno quede improductivo durante mucho tiempo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 26 octubre de 2006
El suelo de los montes gallegos, asolado por los incendios del pasado verano, ha sido incapaz de absorber las ingentes cantidades de lluvia caídas en los últimos días y las corrientes de agua han arrastrado las cenizas y los residuos que iban encontrando a su paso. El lodo ha llegado al mar aniquilando algunos bancos de marisqueo de Arousa y Pontevedra. Las cofradías ya han pedido que se declaren zonas afectadas para que puedan recibir ayudas.

El patrón mayor de la Cofradía de Rianxo (La Coruña), Baltasar Rodríguez, expresó ayer su temor por la posibilidad de que el terreno en el que marisquean quede improductivo durante mucho tiempo. Rianxo, junto con A Proba do Caramiñal y Poio, ambos en Pontevedra, son las zonas más afectadas por la acumulación de lodo en las ensenadas. Rodríguez explicó que se trata de una situación "nunca antes vista" y que por este motivo desconocen cuánto pueden durar los efectos negativos sobre la actividad marisquera. "El problema consiste en saber cómo se va a regenerar el banco".

Desde la Consejería de Pesca de la Xunta señalaron que los diques y barreras que habían colocado resultaron insuficientes ante los aguaceros. La Consejería obtendrá hoy los resultados para confirmar que la muerte del marisco ha sido causada por el lodo y no por la bajada del nivel de salinidad, debido a la llegada al mar de grandes cantidades de agua dulce.

Mala ordenación del territorio

El consejero de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, analizó ayer en Padrón las causas de las riadas que en los últimos días han provocado cuantiosos daños, concluyendo que la situación se ha debido a la conjunción de las "lluvias excepcionales", las consecuencias de los incendios y una mala ordenación del territorio.

Sobre este último aspecto, Vázquez denunció el hecho de que se construyan viviendas en zonas inundables y advirtió de que "la ordenación del territorio tiene que ser hecha con sentido común", ya que cuando se urbaniza sin tener en cuenta estos peligros, "que pase algo es cuestión de plazos". En ese sentido, lamentó que en Galicia no exista un mapa actualizado de zonas inundables y anunció que se pondrán a trabajar para realizarlo.

Colaboración de Medio Ambiente

El Ministerio de Medio Ambiente está colaborando con la Xunta de Galicia para paliar los efectos de las fuertes precipitaciones. A través de la Dirección General de Costas y de la Confederación Hidrográfica del Norte, el Ministerio se ocupa de las labores de limpieza necesarias para devolver a su estado natural los cauces de los ríos. Las labores en el litoral -retirada de lodos, cenizas, ramas y troncos que la lluvia ha arrastrado- se realizan en coordinación con las consejerías de Pesca y Medio Ambiente, así como con las cofradías de pescadores.

Además, y desde principios del mes de octubre, se llevan a cabo medidas preventivas, paliativas y de mantenimiento en la Costa de la Muerte, la comarca del Barbanza y Ferrol, zonas afectadas por los incendios de este verano. Las actuaciones se han concretado en la limpieza de residuos en los arenales, el balizamiento y señalización de las zonas incendiadas, en el desbroce manual de matorral calcinado, y la protección del suelo mediante barreras de ramas.

Medio Ambiente recuerda además la inversión que, a través de la Confederación Hidrográfica del Norte, ha realizado dentro del Plan de Restauración Hidrológico Forestal, que presta atención a las defensas de márgenes contra inundaciones y avenidas, y, asegura, las obras ejecutadas han conseguido prevenir mayores daños.

Entre las actuaciones destaca la obra de restauración del río Mero, con el objetivo de minimizar los frecuentes daños que las crecidas de éste producían en Cambre y Culleredo (La Coruña).

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones