Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Las zonas del Delta del Ebro conectadas con el río o el mar disponen de sedimentos suficientes para afrontar el riesgo de inundación

El estudio desarrollado por el IRTA muestra la importancia de restaurar zonas húmedas en las áreas más vulnerables del Delta del Ebro

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 6 septiembre de 2011
La mayor parte de las zonas húmedas del Delta del Ebro que están conectadas con ambientes fluviales y marinos han acumulado suficientes sedimentos para afrontar durante el presente siglo el riesgo de inundación ocasionado por el hundimiento del suelo y el incremento del nivel del mar, tal como recogen las conclusiones del estudio "Desarrollo de técnicas para compensar la subsidencia y subida del nivel del mar en las costas y en las ciénagas del Delta del Ebro", realizado por el Programa de Ecosistemas Acuáticos del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA), dependiente del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat de Cataluña.

Entre los ambientes que muestran capacidad suficiente para afrontar el peligro de inundación se encuentran las ciénagas del Garxal, en la desembocadura del Ebro, o la bahía del Fangar, ya que por el hecho de estar conectadas con el río o el mar se garantizan una aportación continuada de sedimentos orgánico s e inorgánicos que supera la amenaza de inundación, explicó el IRTA. A pesar de esta capacidad, los investigadores responsables del estudio indicaron que una gestión que conlleve aportaciones acumuladas en los embalses de áreas superiores "favorecería la supervivencia de las zonas húmedas".

Por otro lado, el proyecto desarrollado por el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria ha incluido la creación de ciénagas experimentales en antiguas fincas agrícolas que reciben agua del río o agua de drenaje de los arrozales para estudiar y comparar la función de depuración de aguas y el crecimiento del suelo. En este caso, también se observó un significativo incremento del suelo, debido, en gran parte, a la contribución de materia orgánica generada por la vegetación.

Para el IRTA, los resultados de estos estudios muestran la importancia de restaurar zonas húmedas en las áreas más vulnerables (bajo el nivel del mar), tal como se desarrollan en los proyectos de restauración del Plan Integral de Protección del Delta del Ebro (PIPDE), que implican la construcción de filtros verdes para mejorar la calidad del agua que va a las bahías del Delta del Ebro.

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria presentó las conclusiones preliminares de este estudio en el congreso anual "Society of Weland Scientists", celebrado en julio en Praga (República Checa). El siguiente objetivo de los investigadores será el desarrollo de un modelo a escala de todo el Delta que permita predecir la evolución futura de los humedales en función del incremento del nivel del mar.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones