Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Los científicos solo pueden analizar un 20% de la información registrada sobre el clima

El resto de los datos climáticos no están accesibles en formato digital

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 22 julio de 2011

En Europa existen datos climáticos que se remontan al siglo XVII, pero “ni siquiera un 20% de la información registrada en el pasado está disponible para la comunidad científica”, aseguró Manola Brunet, autora principal del estudio e investigadora del Centro para el Cambio Climático en la URV. Esta situación se agrava en continentes como África o Sudamérica, donde la observación meteorológica no comenzó hasta mediados del siglo XIX. El estudio, publicado en “Climate Research”, pone de manifiesto la necesidad de la recuperación urgente de toda la información registrada en soportes perecederos.

“No descifrar los mensajes que encierran los registros climáticos del pasado conllevará perjuicios socioeconómicos, ya que seremos incapaces de afrontar los impactos actuales y futuros asociados al cambio climático y a un mundo más cálido”, afirmó Brunet. España, junto a Estados Unidos, Canadá, Holanda y Noruega, forma parte del reducido grupo de países que permite un acceso parcial a los datos históricos del clima. El resto del mundo no pone estos datos a disposición de la comunidad científica o del público general, a pesar de las recomendaciones de la Organización Meteorológica Mundial (WMO).

Para superar las trabas políticas y legales que representa la reducida accesibilidad actual, “los gobiernos, en el seno de la Organización de las Naciones Unidas, deberían adoptar una resolución que contemplara abrir los datos históricos del clima”, sugirió la investigadora. Los servicios meteorológicos de todos los países se enfrentan a la tarea titánica de digitalizar toda la información climática histórica, registrada en papel y almacenada en archivos, bibliotecas y centros de investigación. Esta disparidad de soportes dificulta la accesibilidad, como también lo hace la finalidad con la que fue creado el propio servicio meteorológico.

La ciencia del clima (que estudia el conjunto de condiciones atmosféricas que caracterizan una región, no la predicción meteorológica) se ha convertido en la gran “damnificada”, al contar con escasos recursos económicos que permitan digitalizar los datos, desarrollarlos y homogeneizarlos, apuntó Brunet. No obstante, en algunos países europeos, Estados Unidos y Canadá, los servicios climáticos sí tienen un papel destacado. Gracias a ellos se explicaron y se pusieron en contexto la ola de calor del pasado verano en el este de Europa y las elevadas temperaturas que se registraron en el viejo continente en 2003. “Si contáramos con todos los datos históricos registrados, podríamos evaluar con mayor fiabilidad con qué frecuencia pueden ocurrir estos fenómenos en el futuro”, indicó la investigadora.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones