Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Los españoles compran cada año cerca de 1.700.000 árboles de Navidad de cultivo

La mayoría no sobrevive al mes que de media pasan en los hogares

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 19 diciembre de 2006
Hubo un tiempo en el que el tradicional abeto de Navidad estuvo rodeado de polémica. No fueron pocas las personas acusadas de talar estos árboles para ponerlos a la venta en algún puesto ambulante y sacarse así un dinero fácil. Hoy en día se puede decir que esta práctica ha desaparecido. Los árboles de Navidad que se ponen a la venta en nuestro país son todos cultivados y no proceden de los bosques. Pese a ello, las organizaciones ecologistas aconsejan no comprarlos.

En España se compran cada año cerca de 1.700.000 árboles de Navidad de cultivo, de los que un millón proceden de Cataluña, medio millón del País Vasco, Navarra y otras zonas del norte peninsular, y 150.000 son importados de otros países, sobre todo de Dinamarca.

Pero la mayoría no sobrevive al mes que de media pasan dando cobijo a los regalos navideños. Hay que tener en cuenta que estos árboles se cultivan única y exclusivamente para esta finalidad decorativa, si bien hay algunos que vienen preparados para seguir viviendo, aunque necesitan unos cuidados.

Los árboles que vienen cortados, con raíz desnuda o cepellón (tierra adherida a sus raíces) reducido tienen su muerte anunciada al final de las navidades. Sin embargo, los que vienen con un cepellón dimensionado acorde a la altura del árbol tienen una garantía de supervivencia siempre que se les presten los cuidados apropiados (mantenerlos alejados de los centros de calor y regarlos con frecuencia). Si se logran mantener podrían ser trasplantados, pero hay que tener en cuenta que para prosperar precisan suelos con características particulares -ácidos y no calcáreos- así como climas fríos de alta montaña.

El escaso éxito de la replantación posterior es uno de los argumentos que sostienen las organizaciones ecologistas españolas para no recomendar la compra de estos árboles.

Los de plástico o elaborados con metales conllevan el uso de recursos limitados no renovables y su transformación comporta procesos químicos, gasto de energía y generación de residuos. Además, cuando se desechan no son biodegradables, a diferencia de los naturales. En la actualidad, cada vez más ayuntamientos cuentan con un servicio de recogida selectiva de estos abetos naturales para triturarlos y usar el humus resultante como abono en sus jardines.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones