Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Mareas negras

La catástrofe del golfo de México ha puesto en evidencia el peligro de las plataformas petrolíferas en alta mar

“Catástrofe nacional”. Así ha calificado el Gobierno de EE.UU. a la marea negra que sufre este país y que lleva camino de convertirse en el peor accidente ambiental de su historia. La plataforma petrolífera siniestrada en el golfo de México ha mostrado los riesgos de este tipo de extracción, de la que España no se halla a salvo. Las consecuencias de un vertido de crudo, en especial en un frágil ecosistema de gran biodiversidad, pueden ser muy nocivas y durar décadas. Las tareas de recuperación son muy costosas y no restablecen del todo la situación original. Para evitar estos accidentes, algunos expertos reclaman cambiar de sistema energético y más medidas de seguridad.

Mareas negras: cómo dañan al medio ambiente

Cada año se derraman al mar unos tres millones de toneladas de crudo, según José Santamarta, responsable del Instituto World Watch en España. Los vertidos de hidrocarburos al medio marino son una de las principales amenazas para los ecosistemas y las especies que habitan en ellos. Así lo aseguran los responsables de la organización conservacionista Oceana, que recalcan que su negativo impacto ambiental puede durar hasta 100 años.

/imgs/2008/09/ave-petroleo02.jpgEl golfo de México, zona afectada por la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, es un ecosistema con un alto valor ecológico. Los expertos de la organización WWF estiman que entre 400 y 600 especies están en peligro, como cetáceos, delfines, tortugas o aves migratorias (por el delta del Misisipi pasan cada primavera unos 500 millones de aves). Además ha ocurrido en uno de los peores momentos para estos animales: es una zona esencial de descanso en la invernada de casi las tres cuartas partes de aves acuáticas y es la época más importante de nidificación.

Los vertidos de hidrocarburos al medio marino son una de las principales amenazas para los ecosistemas y las especies que habitan en ellos

Especies amenazadas como el atún rojo podrían quedar aún más al borde de su desaparición. Este ecosistema proporciona además la mitad de gamba desembarcada en EE.UU. y el 40% de sus ostras. Las autoridades han prohibido las prácticas pesqueras en el delta del Misisipi hasta nueva orden. La zona todavía no se había restablecido por completo de las consecuencias de los huracanes Katrina, Rita y Gustav.

En función de las corrientes marinas y el estado del mar, la mancha de petroleo podría llegar a zonas de especial interés ecológico, como manglares, sargazos y arrecifes de coral de los Cayos (Florida), Miami o Fort Lauderdale.

/imgs/2009/06/aceite01.jpgEn la costa, el vertido causa importantes daños. El crudo se impregna en las rocas y en los ecosistemas tanto de la superficie como del fondo, y su retirada total es muy complicada, por no decir imposible. Sus efectos tóxicos pueden durar decenas de años.

Los organismos marinos, en especial, los que viven fijos en el fondo, absorben el hidrocarburo tóxico que se bioacumula: la contaminación llega magnificada a los seres vivos superiores de la cadena alimenticia, como el ser humano, que se encuentra al final de ella.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones