Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Mareas negras

La catástrofe del golfo de México ha puesto en evidencia el peligro de las plataformas petrolíferas en alta mar

«Catástrofe nacional». Así ha calificado el Gobierno de EE.UU. a la marea negra que sufre este país y que lleva camino de convertirse en el peor accidente ambiental de su historia. La plataforma petrolífera siniestrada en el golfo de México ha mostrado los riesgos de este tipo de extracción, de la que España no se halla a salvo. Las consecuencias de un vertido de crudo, en especial en un frágil ecosistema de gran biodiversidad, pueden ser muy nocivas y durar décadas. Las tareas de recuperación son muy costosas y no restablecen del todo la situación original. Para evitar estos accidentes, algunos expertos reclaman cambiar de sistema energético y más medidas de seguridad.

Cómo combatir y evitar las mareas negras

Imagen: NASA

Ante una marea negra, el tiempo juega en contra, de manera que una reacción inmediata es esencial. En el caso del accidente del golfo de México, se llevan a cabo diversas medidas. Los técnicos de BP trabajan a destajo para cerrar el pozo accidentado, a unos 1.500 metros de profundidad, con submarinos y brazos robotizados. Se ha previsto la instalación, por primera vez en la historia, de una gigantesca estructura metálica en la zona de escape para contener el vertido.

Se debería seguir el principio de «quien contamina paga» para que se apliquen los costes reales del petroleo

Mientras tanto, cientos de barcos y aviones se esfuerzan para mantener a raya la mancha en la superficie del mar. La Guardia Costera ha extendido barreras flotantes de contención en el agua para absorber el petróleo y tratar de impedir que el crudo contamine la costa. Se utiliza también un nuevo sistema, que consiste en recoger el crudo de la superficie y aplicar unos nuevos productos para disolverlo. Por su parte, se realiza un seguimiento de la mancha vía satélite, como muestra la NASA.

Medidas para evitar mareas negras

José Santamarta señala las medidas que se deberían tomar para eliminar el peligro de los vertidos contaminantes de hidrocarburos:


  • Cambiar el modelo energético: reducir la dependencia al petroleo mediante la eficiencia, el ahorro y el aumento de las energías renovables. Se debería seguir el principio de «quien contamina paga» para que se apliquen los costes reales del petroleo, que revierten el pago de sus impactos medioambientales en la sociedad. De esta manera, perdería su competitividad y se apostaría por estas medidas.

  • Acelerar la introducción de los vehículos eléctricos: en una o dos décadas, con el apoyo necesario, se podría electrificar el transporte por carretera con electricidad de origen eólico.

  • Regular de manera más estricta el tráfico de los superpetroleros, la extracción marina de crudo, alejar los corredores marítimos de las zonas sensibles y exigir pólizas de seguros que cubran todos los riesgos. Las banderas de conveniencia y el sistema de fletes deberían prohibirse, ya que promueven la inseguridad y los barcos en mal estado.


Los responsables de Oceana añaden a estas medidas la implantación de planes de acción ante posibles vertidos de cualquier tipo, en especial en los «puntos calientes». Estos aspectos se empezaron a considerar en España tras el accidente del Prestige.

Cómo se originan las mareas negras

Las mareas negras se originan de varias formas. Las más conocidas son los accidentes de petroleros, enormes buques capaces de transportar hasta 500.000 toneladas. Incidentes como el del Exxon Valdez, en 1989, el Erika, en 1999, o el Prestige, en 2002, son algunos de los más señalados. La utilización de buques mono casco, prohibidos desde 2005, de modelos en mal estado y con tripulación inexperta, amparados por las banderas de conveniencia, aumentan las posibilidades de accidentes. Además, estos petroleros surcan las mismas zonas marítimas, que provocan puntos con un especial incidencia de mareas negras, como en la costa gallega.

Las plataformas de extracción petrolera en mar abierto son otro de los focos de riesgo, como atestigua la catástrofe del golfo de México. Estas prospecciones pueden llegar a perforar hasta 3.000 metros en el subsuelo marino. Los escapes son posibles no sólo por explosiones, sino también en las distintas fases de exploración y localización del crudo.

Los accidentes son responsables de una pequeña parte del petróleo derramado al mar. La gran mayoría del crudo llega de forma silenciosa, en vertidos menores por labores de limpieza («sentinazos»), por fugas de las plataformas, los oleoductos u otros medios de transporte o por la recarga de combustible en alta mar («bunkering«).

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto