Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Medio Ambiente desarrolla un protocolo de actuaciones para erradicar el uso indiscriminado de cebos envenenados

Esta práctica amenaza la supervivencia de especies protegidas como el águila imperial o el quebrantahuesos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 18 mayo de 2004

Ante esta situación, Medio Ambiente ha desarrollado un protocolo de actuaciones a seguir en los casos de envenenamiento de fauna silvestre, con el que se pretende contribuir a la erradicación de esta práctica que amenaza gravemente la supervivencia de especies como el águila imperial o el quebrantahuesos.

Cada seis horas aproximadamente muere un ejemplar de nuestra fauna como consecuencia de la ingestión de cebos envenenados. Según se desprende del informe anual de 2003 elaborado por el Grupo de Ecotoxicología del Ministerio, sólo en los últimos diez años se ha constatado la muerte por intoxicación de 1.260 aves catalogadas en peligro de extinción y de otros 60 mamíferos, entre ellos 17 lobos y un oso.

Pero esa realidad es sólo la punta del iceberg, pues el estudio se ha basado en las autopsias efectuadas a los restos de los animales encontrados, y para Mauro Hernández, uno de los coordinadores del estudio, "sólo se encuentra y analiza un 10% de los ejemplares muertos". Sus estimaciones se basan en los hallazgos de cadáveres de especies sobre los que existen censos fiables y que, al estar especialmente protegidas, hay seguimientos periódicos de sus poblaciones y existen más facilidades de localización al incorporar dispositivos de radiocontrol.

El informe revela que en estos diez últimos años en España se hallaron muertos por envenenamiento 69 ejemplares de águila imperial, 7 quebrantahuesos, 251 buitres negros, 400 buitres leonados, 22 águilas perdigueras, 50 águilas reales, 1 urogallo, 306 milanos reales, y 97 milanos negros, entre otras especies amenazadas.

Los cebos envenenados no han afectado sólo a aves, sino también a mamíferos que, por sus hábitos, se pensaba que estaban a salvo de esa amenaza, como la nutria, de la que se ha constatado la muerte de 2 ejemplares, el gato montés (29), oso pardo (1), y otras especies menos amenazadas como el lobo (17), la gineta (29), el tejón (8), la garduña (7), o el turón (8).

La evolución anual de las muertes por envenenamiento a lo largo de la última década muestra una preocupante tendencia al aumento desde 1997. Si hasta ese año el incremento era moderado y no se sobrepasaban los 400 casos, desde entonces y salvo episodios aislados de envenenamientos masivos, la producción de muertes se ha duplicado.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones