Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Medio Ambiente reconoce que aún quedan cuestiones pendientes en la mejora de la gestión hídrica

La ministra Narbona insta a permitir la apertura de campos de golf sólo si se riegan con agua depurada para el riego

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 19 junio de 2007
El uso del agua en España es "cada vez más eficiente", afirmó ayer la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, en la primera jornada del Foro Internacional sobre la Sequía que se celebra estos días en Sevilla. No obstante, reconoció que aún quedan muchas cosas por mejorar en la gestión hídrica.

Durante su intervención, Narbona consideró que, "afortunadamente, no falta agua" en nuestro país. En este sentido, destacó que gracias a la legislación impulsada por el Gobierno, "que prima el abastecimiento a las poblaciones frente a otros usos", en el último periodo de sequía no se han producido restricciones, como a principios de los años 90.

Sin embargo, reconoció que aún quedan cuestiones pendientes en la mejora de la gestión hídrica, como la depuración de aguas residuales. En la actualidad se depura el 77% de estas (frente al 44% de 1994), pero apenas el 13% se reutiliza para riego agrícola o de campos de golf. Narbona instó a las distintas administraciones a autorizar la apertura de estas instalaciones deportivas sólo si usan agua depurada para el riego.

Por otro lado, la titular de Medio Ambiente destacó el "avance sustancial" que se ha producido en los últimos años para un uso racional del agua en la agricultura, asegurando que 2007 será "el primer año de la historia de España" en el que habrá un mayor número de hectáreas cultivadas por riego localizado que por riego por inundación.

Criticas a las desaladoras

El Ministerio de Narbona ha apostado por las desaladoras para resolver la falta de agua. Sin embargo, WWF/Adena afirma en un informe que, además de no paliar este problema, estas instalaciones suponen una amenaza ambiental para las zonas costeras y para la lucha contra el cambio climático.

"Desalinizar agua marina es caro, requiere mucha energía y emite gases de efecto invernadero. Puede desempeñar en el futuro un papel limitado para obtener agua potable en determinadas circunstancias, pero en general existen otras herramientas para gestionar el agua que resultan mejores, más baratas y menos arriesgadas para el medio ambiente", señala Jamie Pittock, director del Programa Internacional de Agua de WWF.

España cuenta actualmente con más de 700 desalinizadoras, dedicando el agua desalinizada a la agricultura -hasta un 22% del total, el más elevado del mundo- y a complejos turísticos en zonas áridas, indica el informe.

WWF/Adena considera que España es el mejor ejemplo del mundo de cómo una larga historia de construcción de embalses, trasvases y desalinizadoras no ha sido capaz de garantizar el acceso al agua.

"La desalinización masiva del Programa AGUA, promovido por el Ministerio de Medio Ambiente, se presentó en 2004 como la alternativa a la derogación del trasvase del Ebro, y por ello contó con el apoyo de WWF/Adena. Pero los últimos años hemos comprobado que sin una ordenación territorial sostenible, cualquier política con el objeto de proveer agua de forma ilimitada es inviable. Estamos trasladando el problema del agua al aire, al mar y al litoral", recuerda Guido Schmidt, responsable del Programa de Aguas de la organización en España.

Entre los perjuicios de la desalinización, los ecologistas destacan el vertido de salmueras y contaminantes al mar, la emisión de gases de efecto invernadero y la destrucción de zonas costeras valiosas. En los últimos años, WWF/Adena ha denunciado los impactos ambientales de las desalinizadoras de Alicante (I y II), Torrevieja, Mutxamel-Campello y Denia.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones