Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Medio Ambiente ultima la figura del “Espacio móvil de protección de cetáceos”

Las embarcaciones que se dedican a la observación de estos animales no se podrán acercar a menos de 60 metros de ellos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 27 febrero de 2007
El Ministerio de Medio Ambiente está ultimando una norma para regular la observación de cetáceos. El objetivo es salvaguardar el hábitat natural de estos mamíferos marinos y evitar que dicha práctica les ocasione molestias y lesiones.

La futura norma, que se tramitará a través de un Real Decreto, recoge la figura del "Espacio móvil de protección de cetáceos", que limita la actividad de los barcos y de las personas para no alterar el hábitat en el que se encuentran estos animales. Este espacio comprende un cilindro imaginario con una base de 500 metros de radio y una altura de 560 metros, de los que 60 se encuentran bajo la superficie marina, por lo que también se regula el tráfico de aeronaves en ese medio kilómetro sobre la superficie.

Dentro de ese espacio se delimitará una zona de exclusión de 60 metros a contar desde donde se encuentre el cetáceo, a la que las embarcaciones no podrán acceder. En caso de que, por la inesperada aparición de un cetáceo, esta distancia entre animal y barco fuera menor se deberá apagar el motor o no ponerlo en marcha. En el caso de los delfines, a los que les gusta seguir a las embarcaciones, se podrá seguir navegando pero manteniendo el rumbo y la velocidad.

En ese radio de 500 metros, las embarcaciones que realicen actividades recreativas de observación deberán apagar el sónar y la sonda; no podrán dar nunca marcha atrás, salvo en situación de emergencia o para prevenir una colisión con otra embarcación o con un cetáceo, y no podrán navegar en círculo en torno a estos animales. Además, quedará prohibido tirar alimentos, bebidas o basuras; separar o dispersar al grupo de cetáceos e interponerse entre un adulto y su cría; producir ruidos fuertes o estridentes, y emitir sonidos bajo el agua para intentar atraerlos o alejarlos. Tampoco se permitirán el baño o el buceo. Las sanciones para quien incumpla estas medidas irán desde los 60 a los 300.000 euros.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones