Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

¿Por qué sube el precio del petróleo?

Una demanda sin precedentes se une a graves problemas de producción

La gasolina se ha encarecido un 15% en lo que va de año y el gasóleo, un 21%. Poco a poco se van incrementando los precios de otros productos y servicios debido a los costos de producción “inducidos”. El motivo principal es que los países productores de crudo se encuentran al borde de su capacidad productiva y la oferta no puede crecer al mismo ritmo que lo hace una demanda en la que cada vez es más importante el tirón de China y otros países asiáticos. Los elevados precios del barril responden a ese desequilibrio de las fuerzas del mercado. La fortaleza del euro y la intervención de los bancos centrales amortigua el impacto de la crisis, pero los problemas de producción en Irak, Rusia o Nigeria siguen sin solucionarse mientras aumenta el consumo en el hemisferio norte por la llegada del invierno.

Impactos

Pero, ¿hasta qué punto el precio del barril puede influir en la cesta de la compra, en los tipos de interés, la creación de empleo, etc.? Las repercusiones se producen en varios ámbitos, detalla Vicente Pallardó, director de Análisis del Observatorio de Coyuntura Económica Internacional (OCEI) y profesor de Económicas de la Universitat de Valencia:

  • Sobre los precios el impacto se produce de una forma muy moderada. Los bancos centrales prevén posibles consecuencias negativas sobre el crecimiento y no suben, o lo hacen muy pausadamente, los tipos de interés. Estas entidades se han ganado la credibilidad de ser capaces de “contener las subidas de precios y esto les está dando margen de actuación”. Los agentes privados confían en que los precios no se dispararán por la vigilancia de los bancos centrales y por tanto negocian precios y salarios sin presionar al alza, ayudando así a controlar la inflación.
  • Preocupa más el impacto sobre el crecimiento económico, aunque dependerá mucho de cuánto se prolongue el precio del petróleo a los niveles actuales. Si hay una cierta tendencia a la baja cuando concluya el invierno, como muchos analistas esperan, y no hay más problemas geopolíticos, no debería ser excesivo. “Podríamos estimar entre tres y cinco décimas menos de crecimiento y tres o cuatro más de inflación. Es apreciable pero no grave”, asegura el profesor.
  • Sobre tipos de interés, por lo indicado antes, y aunque sorprenda un poco, tal vez retrase y ralentice las subidas que corresponderían a un ciclo normal, ante el temor de que el impacto sobre el crecimiento sea más alto.
  • Sobre el empleo, será equivalente en su impacto negativo al que tenga sobre cada producto.

Con el Brent a 52 dólares, representantes de España aventuraban en Luxemburgo que si el precio del petróleo se disparara muy por encima de los niveles “actuales” el Gobierno podría manejar una horquilla de crecimiento para el próximo año de entre el 2,3% y el 2,8%, en lugar del 3% previsto inicialmente en los cuadros macroeconómicos elaborados por su departamento en el mes de julio. Respecto a la creación de empleo, el ministro reconocía que el elevado importe del crudo implica que los riesgos “han aumentado”.

“En términos reales los precios están muy por debajo de los máximos de principios de los ochenta, y en euros han subido menos por la fortaleza de nuestra moneda”, remarca Pallardó. “El impacto de la crisis se está amortiguando por ahora debido al cambio favorable del euro frente al dólar”, (el petróleo se cotiza en dólares) asegura José Luis Fuentes-Cantillana, director de la Asociación para la Investigación y Desarrollo Industrial de los Recursos Naturales (AITEMIN).

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones