Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Proyectos en Canadá y Francia demuestran la eficiencia de la vivienda bioclimática construida con paja

La factura energética es un 50% inferior a la de una casa convencional de dimensiones equivalentes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 23 enero de 2006
Levantar con las propias manos una casa ecológica en el campo o en la ciudad es posible, como han demostrado sendas iniciativas en Francia y Canadá. "Construir por sí mismo una casa con paredes de fardos de paja es muy fácil. Basta con seguir ciertas instrucciones", afirma Julia Bourke, arquitecta canadiense de 47 años de edad, que construyó de esa manera su casa en Montreal. "La bala de paja es un material no tóxico, muy aislante de la temperatura exterior y fácil de utilizar", dice, aunque precisa que la estructura de madera de su hogar fue montada por carpinteros.

Julia se lanzó a esta aventura de construir la primera casa de paja de Montreal en el año 1999. Para ello, tuvo que pedir un permiso excepcional del reglamento de urbanismo de la ciudad, que prohíbe los techos inclinados. Y en su casa ese tipo de techo era necesario para proteger las fachadas encaladas.

Con un sistema de agua de energía solar y pese a la calefacción eléctrica, a falta de un sistema más ecológico, su factura energética es un 50% inferior a la de una casa convencional de dimensiones equivalentes, unos 200 metros cuadrados.

En el oeste de Francia, una pareja de profesores emprendió la misma aventura, yendo aún más lejos en materia de autonomía energética y de preservación del medio ambiente. Antes de comenzar la edificación, dieron la vuelta al mundo en busca de ejemplos técnicos de construcciones respetuosas con el medio ambiente. "Un día, en Canadá, asistimos deslumbrados a la construcción de una casa de paredes de fardos de paja en medio de los rascacielos", cuenta Thierry Baffou, que junto a su compañera, Cathy, ayudó a Julia Bourke a terminar su vivienda.

De regreso a Francia, emprendieron la construcción de una casa bioclimática y poco consumidora de energía. Para lograrlo, la vivienda está dotada de un excelente aislamiento y orientada de modo que capte la mayor cantidad posible de energía solar.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones