Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Ropa ecológica

La adquisición de prendas realizadas con tejidos ecológicos contribuye a la creación de un mercado más ecológico y solidario

Las prendas de vestir ecológicas se fabrican de manera natural, respetando el medio ambiente y los derechos humanos de sus productores, y utilizando tejidos que se adaptan sin problemas a la piel. Sin embargo, su mayor precio y la escasez de puntos de venta dificultan su popularización entre los consumidores. No obstante, cada vez más diseñadores y responsables de firmas comerciales apuestan por la ropa ecológica.

Ventajas e inconvenientes

Las ventajas de la ropa ecológica para el medio ambiente son “evidentes”, como explica Antonio Baile. Por un lado, según el responsable de Alternativa 3, el subsuelo, las aguas y el aire reciben menos contaminantes. Por otro lado, los tejidos tratados con productos químicos en su cultivo, tintado o manipulación pueden contener sustancias alergénicas en mayor grado que las fibras naturales, capaces de provocar reacciones en la piel.

/imgs/2006/12/ropa ecologicaa.jpg

Mercedes García de Vinuesa, de IDEAS, añade que la ropa ecológica supone además garantizar un comercio internacional justo. El algodón es un ejemplo paradigmático en este sentido, como explica la responsable de IDEAS: este material recibe anualmente en todo el mundo al menos el 25% de todos los plaguicidas y consume una gran cantidad de agua. Por ejemplo, el Mar de Aral ha reducido a un tercio su tamaño y se ha quedado sin su flora y fauna original por el cultivo intensivo de este tejido.

Por otra parte, añade García de Vinuesa, la sobreproducción de algodón en los últimos años ha perjudicado económicamente en gran medida a los países en vías de desarrollo, “La sobreproducción de algodón en los últimos años ha perjudicado económicamente en gran medida a los países en vías de desarrollo” a lo que se añade unas condiciones sociales y legales “extremadamente duras”. Por ello, Antonio Baile destaca el decisivo papel del consumidor: “al ser quien paga, puede activar una relación diferente en la oferta/demanda”.

Como principal inconveniente de este tipo de vestidos de línea “verde”, los expertos consultados coinciden en su precio, normalmente más elevado que las prendas convencionales. Sin embargo, en opinión de Antonio Baile, “a la hora de comparar precios no se tiene en cuenta las cuestiones medioambientales y las ventajas para el consumidor”. Asimismo, el responsable de Alternativas 3 considera que los campos biológicos no rinden tanto como los cultivos intensivos tratados artificialmente, por lo que no hay grandes superficies destinadas al cultivo ecológico.

No obstante, en el caso de la cooperativa Berohi el precio no es un problema, al conseguir mediante la rotación de la ropa venderla en muchos casos a precios muy económicos. Cristina Larráyoz indica que por ejemplo un pantalón vaquero de marca puede costar entre 6,90 y 9,90 euros, y un vestido de primera comunión se puede conseguir por 29 euros.

La disponibilidad es otro de los grandes inconvenientes, explican los expertos, al no ser productos que cuenten con una gran distribución, por lo que hay que buscarlos en tiendas especializadas de productos biológicos y de comercio justo, así como en ferias ecológicas.

Alexandra Gómez Moral, directora comercial de Maximon, una empresa familiar navarra que ofrece tejidos, ropa y complementos de lana, seda y algodón teñidos con plantas de agricultura ecológica certificada, destaca también la falta de sensibilidad y de apoyo institucional para el desarrollo sostenible del mercado textil. Asimismo, otro de los problemas que comenta la responsable de IDEAS es el de los diseños y patrones, es decir, “lograr adaptarnos a los gustos de los consumidores europeos”.

En cuanto a los tejidos más demandados, destacan el algodón y el lino, “porque el consumidor entiende rápidamente que son buenos para la piel”, según Baile, que comenta que la ropa de bebé y la femenina son las prendas que más acogida tienen. García de Vinuesa añade que las camisetas y los vestidos con diseños especiales “que sientan bien a todas las tallas” son productos también muy demandados. Por su parte, Alexandra Gómez, de Maximon, destaca que se vende mucha ropa interior, “pero la desertización de las empresas productoras hace que sea difícil elaborar todo lo que se demanda”.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones