Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Sequía

Tomar medidas preventivas es fundamental para frenar un desastre natural que afecta a todo el planeta

España vive una de las sequías más severas de los últimos 125 años, hasta el punto de que los responsables del Ministerio de Medio Ambiente apuntan a posibles restricciones en el consumo urbano próximamente. Un mejor conocimiento de los problemas que conlleva la sequía puede ayudar a tomar medidas de tipo preventivo que ayuden a mitigar este desastre natural que tantos efectos medioambientales, económicos y sociales negativos producen.

La sequía en el mundo y en España

La ONU denuncia que la sequía es una de las principales causas de pobreza en el mundo La ONU denuncia que la sequía es una de las principales causas de pobreza en el mundo y que está empujando a 135 millones de personas a emigrar de sus países. La lluvia en África se ha reducido de tal manera que cerca de 38 millones de personas se encuentran en peligro a causa del hambre por falta de agua, estando especialmente afectados los tres extremos del continente: el oriental (Etiopía y Eritrea), el occidental (Mauritania) y el sur (Malaui, Zimbaue, Zambia y Mozambique). Latinoamérica también padece las consecuencias. Millones de campesinos en Perú han abandonado las zonas costeras por las sequías y han superpoblado los grandes centros urbanos. Cada año, ocho millones de mexicanos huyen a Estados Unidos dejando atrás los áridos campos. En Asia, la sequía afectará de una u otra forma a unos 60 millones de personas, en una zona que va desde Jordania y Siria a India y en la que se encuentran Irak, Irán, Afganistán, Takiyistán y Pakistán.

No obstante, conviene aclarar que si bien la sequía ha sido el detonante de los problemas de estos países, las causas reales son complejas y varían de un país a otro debido a una confluencia de factores como la pobreza, un tiempo errático y unas determinadas condiciones sociales y económicas. En definitiva, la sequía no tiene por qué asociarse inevitablemente a la hambruna y prueba de ello es que una sequía de características similares en Europa tiene consecuencias menores. En la mayoría de los países de Europa las sequías tienen lugar periódicamente, siendo más frecuentes en los del sur, centro y este. De acuerdo con el documento «El agua en Europa: una evaluación basada en indicadores» editado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), organismo público de la Unión Europea, los países del centro y norte europeos no padecen «estrés hídrico», situación que sucede cuando la demanda de agua en una región es mayor que la disponible en un periodo de tiempo determinado. Por su parte, Rumania, Bélgica, Dinamarca, Grecia, Turquía y Portugal pueden considerarse con un estrés hídrico moderado, mientras que Chipre, Malta, Italia y España padecen estrés hídrico.

En este sentido, España es un país especialmente afectado por el fenómeno de la sequía, como muestra el Libro Blanco del Agua, pues durante el período 1880-2000 más de la mitad de los años se han calificado como de secos o muy secos. En la década de los 80 siete años se han considerado secos o muy secos y en la de los 90 cinco años han merecido el mismo calificativo. Antonio Mestre, Jefe del Servicio de Aplicaciones Meteorológicas del Instituto Nacional de Meteorología (INM), recuerda que 2005 fue uno de los años hidrológicos más secos y que este periodo comprende desde octubre de 2005 a octubre de 2006, por lo que lo califica como una «sequía importante». Por su parte, el director general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop, asegura que, de continuar esta tendencia, «los problemas podrían llegar a partir de abril», lo que podría aumentar las posibilidades de restricciones de agua en el consumo urbano. Asimismo, el Consejo de Ministros ha aprobado recientemente el Decreto de Sequía, una normativa que incluye medidas de carácter «excepcional» en las cuencas de Segura, el Júcar y el Tajo, así como un régimen sancionador para combatir comportamientos contrarios a las decisiones de las confederaciones hidrográficas.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto