Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Un informe del CSIC confirma que el calentamiento del mar Mediterráneo desplaza algunas especies marinas

Peces que habitaban en el sur de la Península han sido arrastrados al norte

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 29 julio de 2005
Investigadores del Instituto de Ciencias del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descubierto que el calentamiento del Mediterráneo está causando un desplazamiento hacia las costas de Girona de algunas especies marinas que hasta ahora habitaban en el sur.

El estudio confirma la relación directa del cambio climático con efectos en el ecosistema marino. Los investigadores han revelado que la alacha (Sardinella aurita), una especie pelágica subtropical parecida a la sardina que se capturaba en las aguas del sur del Mediterráneo, se está desplazando hacia norte y es cada vez más abundante en el sector noroccidental.

La alacha también vive en aguas tropicales y subtropicales del océano Atlántico y Pacífico. El estudio analiza durante los veranos de 2003 y de 2004 la distribución espacial de las zonas de reproducción de esta especie a lo largo de la costa catalana y evalúa las condiciones ambientales en las que se reproduce la alacha y los factores que afectan la supervivencia de sus primeras fases de desarrollo (huevos y larvas).

Los datos confirman la existencia de huevos y larvas de alacha en diferentes zonas y la expansión de la alacha hasta aproximadamente la zona de Blanes (Girona) debido, según los investigadores, al aumento de la temperatura del agua. Hace 20 años, el punto más al norte donde se detectaba la reproducción de la alacha era el Delta del Ebro y, ocasionalmente, Barcelona, ya que más al norte las aguas resultaban demasiado frías para esta especie.

El documento del CSIC afirma que durante los últimos 30 años la temperatura del agua del Mediterráneo occidental ha aumentado un grado en superficie y a 400 metros de profundidad, donde se supone que las temperaturas son más estables, se ha dado un incremento medio de 0,12 grados.

Además, según este informe la presencia de especies boreales propias de aguas más frías ha disminuido dramáticamente desde 1980.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones