Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Un nuevo sistema de buenas prácticas identificará a las flores y plantas con una ecoetiqueta

Esta iniciativa ayudará a eliminar los abusos en la floricultura, como el exceso de pesticidas, el trabajo infantil y la discriminación, afirman los ecologistas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 31 marzo de 2004

El sistema, bajo las siglas anglosajonas FFP (Flores y plantas justas), se pondrá en marcha primero en Europa, pero pretende convertirse en un sistema global. Y es que no hay que olvidar que aunque los principales mercados de flores y plantas están en los países desarrollados, los más importantes campos de cultivo, salvo excepciones como Holanda, están en las regiones más pobres del planeta o con graves conflictos sociales, como es el caso de Kenia y Colombia. En este sentido, organizaciones ambientales y de defensa de los derechos sociales coinciden en afirmar que este sistema ayudará a eliminar los abusos en la industria de las flores, como el exceso en el uso de pesticidas, el trabajo infantil y la discriminación.

Códigos de buenas prácticas

Hasta ahora, la estrategia de marketing, el acceso a los canales adecuados de distribución y el cumplimiento de diferentes estándares del país al que iban a ser exportados los productos, hacían del comercio y exportación de flores un negocio no exento de complicaciones. Por ejemplo, en la Unión Europea (UE) había que cumplir con una serie de regulaciones para prevenir la introducción de plagas y enfermedades que no están presentes en nuestro territorio. Por eso existen ya algunos códigos de buenas prácticas que promueven criterios sociales y ambientales conectados con las condiciones en que plantas y flores son cultivadas y recolectadas -como el holandés MPS, extendido internacionalmente, o la etiqueta alemana FLP- pero sólo llegan hasta el detallista.

La nueva ecoetiqueta será la primera que llegue a los clientes finales, que podrán, por tanto, decidir si prefieren comprar flores y plantas más o menos sostenibles y que cumplen con criterios éticos. De esta forma, el conocimiento por parte de los consumidores se convierte en un incentivo para que cada vez más productores se adapten a estos códigos de prácticas sostenibles.

Se espera que las primeras flores con la etiqueta FFP empiecen a venderse a finales de este año en Alemania, Austria y Suiza. El segundo paso será involucrar en esta iniciativa a otros países europeos, con la esperanza de que pueda convertirse finalmente en un estándar global. Pero aún quedan por superar algunas trabas que permitan cumplir estos plazos. Así, la previsión de que el sistema comience a implantarse a finales de este año dependerá en buena parte de obtener financiación por parte de la Comisión Europea. En caso de que esto no se consiga, su puesta en marcha podría retrasarse hasta dos años, y contaría con la financiación de la poderosa industria de floricultura holandesa, que ha decidido costear la implantación del sistema.

Y es que, a pesar de la llegada de la venta directa a supermercados y floristerías, el volumen del comercio mundial de flores que se canaliza a través de los mercados de subasta de Holanda ronda el 60%. Éstos procesan alrededor de 40 millones de flores en un día, procedentes de cultivadores holandeses, pero también de exportadores como Kenia, Zimbabwe, Israel, Colombia y Ecuador.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto