Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Una ola de calor africano elevará a partir de hoy las temperaturas en toda la Península

En algunas zonas los termómetros podrían alcanzar máximos históricos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 5 agosto de 2005
Algunos puntos de la Península Ibérica pueden alcanzar durante los próximos días los 44 grados centígrados debido a la llegada de una masa de aire muy cálido y seco, de origen africano. En general, los termómetros subirán en todo el territorio y la sensación de calor será alta, ya que las temperaturas mínimas que se registren durante la noche serán también muy elevadas.

Ángel Rivera, jefe del área de Predicción del Instituto Nacional de Meteorología (INM), advierte de que es posible incluso que se superen en puntos muy localizados algunos registros máximos históricos, aunque estas subidas no serán generalizadas ni tan altas como las registradas durante la ola de calor de 2003, cuando se superaron valores por encima de los 45 grados. Los efectos de este nuevo episodio de calor africano comenzarán a notarse hoy, aunque serán especialmente acusados a partir del sábado y se prolongarán, al menos, hasta el próximo miércoles, cuando se espera la llegada de una borrasca procedente del Atlántico y que dejará lluvias en el noroeste. Precisamente, será este cuadrante noreste (parte de Aragón, Cataluña y Baleares) el que se librará de esos valores extremos, aunque las temperaturas serán también altas.

El INM prevé que el anticiclón africano penetre en la Península por el sur y suroeste y se expanda hacia el norte, afectando a todas las comunidades autónomas. Según Rivera, en muchas zonas del interior de Andalucía, Extremadura y en el centro peninsular se van a sobrepasar los 40 grados, y en algunos puntos los termómetros alcanzarán hasta los 44. En la mitad norte, los registros serán también superiores a los habituales y en muchos puntos se superarán los 35 grados.

En las zonas costeras, tanto en la cornisa mediterránea como en las vertientes atlántica y cantábrica norte, las temperaturas serán ligeramente más suaves debido a la influencia del aire fresco procedente del mar, aunque serán también muy altas, especialmente las mínimas de noche. En Canarias, el calor africano afectará sobre todo a las islas más orientales (Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura).

En cuanto a las precipitaciones, este fenómeno de calor se caracterizará por la ausencia de lluvias en la mayor parte de la península, incluso de las típicas tormentas de verano, aunque no se descarta la posibilidad de chubascos aislados y débiles en el cuadrante noroeste.

Origen y consecuencias

El aumento del calor registrado desde hoy y hasta el próximo miércoles tiene su origen en la prolongación de un anticiclón -fenómeno conocido en meteorología como dorsal- localizado en niveles altos de la atmósfera, lo que favorece los cielos despejados y da lugar a una mayor acción del sol, el recalentamiento de aire muy pegado al suelo y la entrada de vientos africanos cálidos.

Como consecuencia de todas estas circunstancias, las altas temperaturas provocan un calentamiento del ambiente e, incluso, del agua marina, que en muchos puntos de la costa mediterránea alcanza ya los 25,5 grados centígrados. Pero, según Rivera, "no se puede hablar de ola de calor, sino de un periodo de temperaturas elevadas que durará varios días y que ha hecho subir los termómetros entre 4 y 5 grados centígrados, dependiendo de la zona en la que nos encontremos".

En concreto, una dorsal se forma en las capas bajas de la atmósfera, mientras que un anticiclón lo hace en las capas más altas, por lo que el fenómeno que llega a España a partir de hoy provoca la subida de las temperaturas al actuar como una especie de "tapadera" que impide elevarse al aire más cercano al suelo, denominado 'terral' y generalmente recalentado. Esta circunstancia es la que causa la falta de ventilación y produce la subida de las temperaturas. Además, en algunos casos, esta masa de aire caliente que provoca la dorsal puede dar lugar a la formación de la conocida calima al arrastrar desde el continente africano partículas de polvo muy pequeñas que se establecen en la atmósfera y que, si son lo suficientemente numerosas, dan al aire un aspecto opaco y contribuyen a la coloración del crepúsculo.

Por su parte, un anticiclón es una zona donde la presión atmosférica es más alta que en las zonas circundantes. Se produce cuando las isobaras están muy separadas y atraen la presencia de vientos suaves, que a medida que descienden se van secando y calentando, hasta desaparecer en las proximidades del centro. La formación de un anticiclón es sinónimo de estabilidad y buen tiempo, rara vez vienen acompañado de lluvias y cada verano se repite entre dos y cuatro veces.

Predicción para los próximos días

Según Rivera, será el sábado cuando en la mitad occidental de la Península se comenzará a notar un descenso y suavización de las temperaturas, con "valores más normales", sobre todo, en Galicia, norte Cantábrico, Castilla y León y Extremadura. Una estabilidad que, sin embargo, no llegará al área del Mediterráneo hasta el lunes o martes, principalmente en el sur de la Comunidad Valenciana y de Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía oriental. En las Islas Baleares, esta normalización de las temperaturas se notará a partir del martes o miércoles.

Así, la predicción para los próximos días, según el INM, indica que el sábado será un día poco nuboso, con tendencia a intervalos nubosos al final de la jornada, en el área del Cantábrico, mitad norte de Navarra y norte de Aragón. En el Estrecho y norte y nororeste de Canarias, habrá intervalos nubosos. Las temperaturas no experimentarán cambios en el norte de la península y el litoral de Andalucía oriental, aunque en el resto del país ascenderán ligeramente, con máximas en torno a los 38 grados en el sur (podrían registrarse 41 en Córdoba) y centro peninsular.

El domingo podrían llegar los chubascos débiles al noroeste de Cataluña, y los intervalos nubosos serán frecuentes en el área del Estrecho, litoral oriental de Andalucía y norte de Canarias, donde también habrá posibilidad de calimas. Las temperaturas subirán ligeramente y serán especialmente altas en Canarias y en el sur, centro y oeste peninsular.

Por su parte, el lunes dejará chubascos localmente moderados en el litoral y prelitoral catalán, con posibilidad de tormentas dispersas en las zonas montañosas de la mitad oeste peninsular. El resto del territorio estará poco nuboso y habrá brumas y nieblas matinales en Galicia y el área cantábrica. Las temperaturas no experimentarán cambios aunque, al día siguiente, la dorsal comenzaría a llegar al Mediterráneo, donde irá perdiendo fuerza y será sustituida por una borrasca procedente del Atlántico.

Referente: ola de calor 2003

En un intento de calmar a la población, los expertos no se cansan de repetir que las temperaturas en los próximos días serán elevadas pero no llegarán a los máximos históricos registrados en 2003, con valores por encima de los 45 grados. Sin embargo, está claro que si aquella ola de calor no hubiera existido, sería ahora cuando se superarían los máximos históricos. En este sentido, Angel Rivera reconoce que el calor será enorme, aunque insiste en que "difícilmente" se llegará a las temperaturas que se alcanzaron en 2003. "En realidad los valores se encuentran muy alejados de aquellos", precisa.

Entonces, el calor se adueñó de toda Europa, donde se batieron récords de temperatura, y provocó la muerte a un buen número de personas: sólo en España el Centro Nacional de Epidemiología cifró en 6.500 el número de fallecimientos atribuibles al calor.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones