Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Una tortuga boba anida en una playa del norte de Valencia

Los especialistas dicen que se trata de un hecho excepcional

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 26 septiembre de 2006
Una tortuga boba ("Caretta caretta") ha puesto sus huevos en una playa del norte de Valencia, lo que supone todo un acontecimiento en la biología marina española. El único caso reciente registrado en España se produjo en la playa de Vera (Almería) en 2001.

Los especialistas aseguran que se trata de un hecho excepcional. "Si me lo preguntas hace un mes, aseguraría que en la Comunidad Valenciana no había puestas de huevos de tortugas bobas", afirma Juan Eymar, biólogo de la Consejería de Territorio de la Generalitat valenciana.

La tortuga boba es frecuente en las aguas cálidas. En el caso del Mediterráneo, la gran mayoría deshueva en su zona oriental (costas de Turquía, Chipre o norte de África). Los casos en el Mediterráneo occidental son mucho más escasos y, en concreto, el de Valencia aun más, porque, tal y como afirma Eymar, "es la puesta más septentrional registrada en el Mediterráneo".

El hallazgo del nido tuvo lugar el pasado 11 de agosto. Técnicos de la Consejería encontraron por azar el anidamiento en una playa de la localidad valenciana de Puzol, situada a 18 kilómetros al norte de la capital. Al considerar que la zona estaba "demasiado expuesta" a la acción humana, se decidió desplazar los huevos a la playa de La Punta, que tiene restringido su acceso al tratarse de una zona reservada para la fauna y la flora. Todo el proceso se realizó en el más absoluto de los secretos.

En La Punta, situada dentro del Parque Natural de la Albufera, se enterraron los huevos y, sobre la superficie, se colocaron unas jaulas para evitar la acción de los depredadores, en especial de las gaviotas.

Eclosión

En la noche del pasado martes eclosionaron los primeros huevos. Eymar comprobó al amanecer que un total de 25 habían eclosionado y que diez de las tortugas habían conseguido "escapar" de las jaulas y se habían adentrado en el mar.

En principio, los biólogos pretendían retardar la suelta de las tortugas a un momento en el que las condiciones climatológicas fueran idóneas, aunque finalmente desecharon la idea al considerar que la espera les podría hacer cambiar de sexo (una variación de unos pocos grados de temperatura puede desencadenar el proceso).

Sólo un ejemplar no fue liberado. Una neonata que absorbió el saco uterino y fue trasladada a las instalaciones de recuperación de especies marinas del Oceanográfico de Valencia. Todavía quedan 47 huevos enterrados en la arena. Lo más probable es que no lleguen a eclosionar, si se tiene en cuenta que los índices de mortalidad de la tortuga boba son muy altos.

Etiquetas:

boba tortuga Valencia

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones