Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor

Atención a los coches patrulla

Los agentes de Tráfico, que ejercen su capacidad sancionadora y prestan auxilio en carretera a los conductores ahora también de uno en uno, podrán dar la orden de detención al vehículo que les precede mediante megafonía y luces rojas destellantes.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 9 marzo de 2004
La tecnología ha dividido a la tradicional pareja de la Guardia Civil. Desde marzo de 2004 cada agente viaja solo en un vehículo permanentemente comunicado y coordinado con el de su compañero. De esta forma vigilan el tramo de entre 25 y 35 kilómetros de carretera que les corresponde, cada uno en uno de los sentidos de la circulación.

Esta novedad ha obligado a una reforma legal sobre las señales para dar la orden de detención a un automóvil. Hasta ahora, el vehículo policial adelantaba al presunto infractor y le hacía señas con el brazo.

Orden de detención

Desde marzo de 2004, se añade un nuevo procedimiento: la orden de detención se dará situándose el vehículo policial detrás del vehículo que vaya a hacer detenerse. Esta orden se manifestará activando la señal luminosa de vehículo policial y un dispositivo de luces rojas destellantes, y ordenando por megafonía la detención en un lugar fuera de la calzada que garantice la seguridad.

Una vez detenido el vehículo, el policial se mantendrá detrás. Por megafonía se ordenará al conductor y demás ocupantes que permanezcan en sus asientos y no desciendan del mismo por razones de seguridad. En caso de que el agente estime necesario que descienda alguno, se lo ordenará expresamente.

La aproximación del agente al vehículo detenido se hará por su parte derecha, informando a continuación al conductor de la causa de la parada y solicitándole la documentación que proceda.

Nuevas tecnologías

Las multas por exceso de velocidad se han endurecido tras la reforma de la Ley de Tráfico y la Guardia Civil quiere hacer cumplir la normativa. Para ello, la Guardia Civil ya dispone de 300 vehículos dotados de una cámara de vídeo. Además, los uniformes del el Servicio Unipersonal de Vigilancia de Autovías, SUVA, llevan un micrófono que registra la conversación entre el agente y el presunto infractor y que permite la comunicación "manos libres" tanto con el compañero de patrulla como con la central.

De uno en uno, lo agentes incrementarán los controles de alcoholemia, vigilarán especialmente los itinerarios frecuentados por los ciclistas y los de transporte clandestinos de viajeros, así como los tiempos de conducción y descanso.

El Ministerio del Interior afirma que este sistema acrecienta la capacidad de respuesta al reducirse los tiempos de intervención, a la vez que propicia un sensible aumento de la presencia en la carretera y la realización de intervenciones selectivas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones