Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Cambiar una pieza del coche

Los gastos de mantenimiento de un vehículo, a la larga, pueden ser muy cuantiosos, por tanto hay que buscar la manera más económica y práctica de perfeccionar su puesta a punto sin escatimar las garantías.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 3 junio de 2004

A la hora de buscar un recambio de una pieza de nuestro automóvil, tenemos varias posibilidades: contactar con la casa para hacer su sustitución o bien con el taller para que éste se encargue de pedirla a la compañía, o buscar nosotros mismos esa pieza. En el primer caso, está garantizado el buen funcionamiento del recambio, pero los costes pueden ser altos, sobre todo en algunas marcas y modelos de vehículos, sin contar el posible gasto en los portes. Muchas piezas sólo se fabrican en los puntos donde se produce el automóvil.

Teniendo en cuenta el tipo de recambio que necesitemos, la compra de una pieza de segunda mano en un desguace puede convertirse en una alternativa interesante, principalmente por su precio, máxime si el vehículo tiene ya unos años.

Si lo que se busca es un elemento en concreto, existe un centro, el CIDE (Centro de Información de Desguaces), en el que podrán asesorarle sobre la localización de las piezas repartidas en distintos centros de desguace de España. Podrá informarse también de las garantías que tienen las distintas piezas, porque deberán constar en la factura.

Si se instalan en un taller las piezas que hayan sido proporcionadas por un desguace, dichas piezas no estarán garantizadas por el taller que las monte, pero la reparación sí.

Cuando no se tenga otra alternativa que comprar e instalar en el coche un repuesto de segunda mano de alguna pieza básica para la seguridad del vehículo, es recomendable pasar la ITV.

Es posible que, en una reparación, se usen elementos o equipos acondicionados o reconstruidos por los propios fabricantes, o por industrias especializadas autorizadas por el Ministerio de Industria y Energía. La norma establece que las piezas deben corresponder al vehículo, estar debidamente homologadas y su uso debe hacerse siempre con la garantía del taller de que están en buen estado, así como con la conformidad escrita del cliente.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones