Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Comprar y alquiler

Comprar coche: prejuicios y tópicos

Ante la compra de un automóvil el interesado suele guiarse por estereotipos sobre cada una de las marcas, aunque no suelen ser del todo ciertos

Fabricación europea

Desde las películas y series de televisión amaricanas nos llega la imagen de coches enormes, con motores de gran cilindrada y un consumo desorbitado. En este caso, el tópico responde a la realidad. La tradición americana señala que un buen coche debe tener un gran cubicaje, sin la utilización de ningún tipo de turbo o compresor. Gracias a esto, los motores tienen una vida larga, pero su consumo es desorbitado. Las reservas de petróleo americanas minimizan el problema, pero en Europa es diferente. La escasez hace que la tendencia sea la contraria al continente americano: coches pequeños con poco cubicaje y muy bajo consumo. Por ello, los fabricantes americanos que quieren vender sus modelos ‘al otro lado del charco’ han tenido que adaptarse y montar motores diésel suministrados por marcas europeas, algo impensable hace sólo unos años.

la mayoría de las marcas pertenecen a grupos de carácter global que tienden a llevar la producción a diferentes partes del globo para conseguir minimizar los costes

En Europa nos encontramos con los modelos franceses. Aquí el tópico tiene que ver con la suspensión: estos coches destacan por su confort de suspensión, aunque en ocasiones pecan de ser demasiado blandos. En modelos más antiguos las suspensiones sí podían tener un balanceo excesivo, pero en la actualidad alcanzan un buen equilibrio entre confort y estabilidad. No obstante, no hay que olvidar algo que estas marcas enfocan los coches a un tipo de cliente determinado, que valora mucho la comodidad frente a otro tipo de virtudes, como puedan ser la rapidez del paso por curva o las prestaciones.

¿Coches fríos del norte?

Un país que sigue haciendo gala del carácter de sus modelos es Italia. Sus coches levantan pasiones, pero también dolores de cabeza. Sus automóviles se han convertido en iconos del diseño, pero también en emblemas de la poca fiabilidad. Motores potentes, rabiosos, sensaciones deportivas conjugadas con fallos incomprensibles. Durante una época era habitual pensar que estos coches se oxidaban fácilmente, por poner un ejemplo bastante extendido. Con el paso del tiempo ha mejorado este aspecto y los coches nuevos cuentan con el respaldo de las garantías que ofrecen las casas, incluida la garantía de anticorrosión.

Otras marcas con gran tradición y, por ello, con unos estereotipos muy acusados son las marcas nórdicas. Sus automóviles son calificados como muy seguros y robustos, haciendo hincapié en sus formas rectas, y en su chapa. Si bien esto era cierto hace algún tiempo, el proceso de globalización al que asistimos hace años desmonta estas ideas. Estas marcas forman hoy parte de un consorcio de carácter mundial, donde las piezas pueden fabricarse tanto en Europa como en Asia. Pero la globalización no sólo ha afectado a las marcas antes mencionadas, sino a todos los grupos de automóviles. En general, la mayoría de las marcas pertenecen a grupos de carácter global que tienden a llevar la producción a diferentes partes del globo para conseguir minimizar los costes.

De esta manera, un coche al que se califica como español, francés o italiano, puede tener piezas de diferentes partes del mundo. Dentro de esta estructura globalizada han cobrado especial fuerza las sinergias, concepto que explica la manera actual de concebir la construcción de coches. Se fabrica un amplio número de piezas que luego se montarán en diferentes modelos. Para ello se utilizan las llamadas plataformas globales. Todo esto se traduce en que, si un coche europeo que participa de estas sinergias tiene un defecto en el motor, por ejemplo, puede ser que el defecto no sea achacable a la marca, ya que esta pieza se ha podido construir en Corea o México. En estas estrategias cooperativas entre fabricantes se ha llegado a tal punto que se pueden encontrar modelos prácticamente idénticos de marcas que, en principio, tienen una imagen y una reputación completamente diferente.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones