Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor

El Rally París-Dakar acoge este año a tres pilotos que usan combustibles ecológicos

Los tres proyectos buscan la promoción de carburantes alternativos para proteger el medio ambiente

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 12 enero de 2007

El francés Christian Dequidt, que presume de ser el único participante que se fabrica el combustible que impulsa su moto, es quizás el caso más curioso. Y es que su Yamaha 450 WRF utiliza un 10% de combustible fabricado a partir de la remolacha que cultiva en sus campos, en la localidad de Frevent, al norte de Francia. "Parece poco, pero si somos capaces de sustituir el 10% del petróleo que se usa en la actualidad, no sólo estaremos reduciendo las emisiones de gases contaminantes, sino que aumentaremos la superficie vegetal de la Tierra, la única forma que existe de absorber el dióxido de carbono", aseguró el motorista.

Tras debutar en la prueba deportiva hace tres años, Dequidt ha ido añadiendo a su vehículo más elementos ecológicos, como el aceite de colza que lubrica sus pistones o los plásticos producidos a partir de almidón de maíz y lino natural que forman algunos componentes de su máquina. "Si uno mira atentamente, la agricultura ofrece múltiples alternativas a los plásticos y productos derivados del petróleo", asegura el aventurero. "No es una opción; poco a poco es el único camino que nos queda si no queremos destruir el planeta", afirma el piloto francés. "No me importa no llegar a Dakar tampoco este año, de lo que se trata es de abrir un debate y esta carrera tiene una gran repercusión", añade.

La iniciativa del japonés Ukyo Katayama tiene un carácter más científico. El conductor lleva por primera vez al Dakar un combustible totalmente derivado de aceite de cocina desarrollado por la Universidad de Osaka-Sangyo. Su objetivo es llevar su Toyota hasta el Lago Rosa, considerado como el final de la prueba, impulsado por un novedoso combustible que no contamina y que no contiene ningún aditivo tradicional. Demostrar que existen alternativas al petróleo es la idea que está detrás de este proyecto.

Su compatriota Shusei Yamada intenta demostrar esa misma idea. No obstante, su combustible no resulta tan avanzado como el de Ukyo Katayama, aunque también intenta limitar la contaminación ambiental. El carburante que utiliza Shusei Yamada es en un 20% un biocombustible fabricado en Francia.

Estas tres iniciativas de carácter ecológico servirán además para suavizar la imagen de una prueba deportiva acusada por diversas asociaciones conservacionistas de contaminar África, precisamente el continente más afectado por las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los países más avanzados.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones