Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Equilibrado de neumáticos

El mal equilibrado de las ruedas implica que éstas no giren adecuadamente y que el vehículo sufra ruidos y vibraciones que se trasladan a la dirección

Img neumaticos p

Como consecuencia del propio proceso de elaboración de los neumáticos, realizados a partir de la unión de distintas bandas de goma y lona, resulta imposible que la rueda tenga un equilibrio perfecto del peso en todos los puntos de su diámetro. Una pequeña deficiencia que se ve incrementada cuando la rueda se coloca sobre la llanta, al no tener un reparto equilibrado de pesos por todo su contorno. Estos indicadores exigen que el conductor vele por que el equilibrado de sus ruedas se realice una vez al año de manera correcta, ya que las consecuencias de un mal equilibrado pueden ser mortales, afectando al conjunto del vehículo y por tanto a la seguridad de quienes viajan en él. Además, no equilibrar el coche acarrea otros problemas como el desgaste irregular y prematuro de la rueda, hasta el punto de que un neumático que puede durar entre 30.000 y 40.000 kilómetros queda inservible a los 15.000 kilómetros.

¿Cuándo debe realizarse?

El equilibrado de las ruedas debe hacerse en el momento en que éstas se colocan por vez primera en el vehículo en las cadenas de montaje. El equilibrado de las ruedas debe hacerse en el momento en que éstas se colocan por vez primera en el vehículo en las cadenas de montaje Igualmente, habrá de repetirse la operación cada vez que las cubiertas se desmontan de la llanta, ya sea para sustituirlas por otras nuevas o, por ejemplo, para reparar un simple pinchazo. “Hay que pensar que si desmontamos la rueda es casi imposible colocarla del mismo modo en el que estaba, por ello es necesario volver a revisar el equilibrado”, advierten desde Michelin.

Una vez hecho y si se ha realizado de forma precisa, el equilibrado se mantiene hasta que se vuelvan a cambiar las ruedas del coche. Sin embargo, también hay factores que acortan de manera drástica ese periodo de validez:

  • Pérdida o desplazamiento de alguno de los contrapesos, bien sea por una colocación deficiente o como consecuencia de impactos contra bordillos o aceras en el momento de la conducción o a la hora de aparcar.
  • Pérdida de los contrapesos que se instalan mediante grapas si se circula con los neumáticos insuficientemente hinchados o si el coche pasa sobre un gran bache en el firme.
  • Desgaste de una parte concreta del neumático ante una frenada de emergencia muy acusada, de manera que además de entrañar un riesgo en sí mismo para la conducción, también puede alterar el equilibrio de pesos, ya que esa zona del perímetro tendrá menos goma que el resto. Algo similar ocurre si se producen impactos en la llanta.

Por todo ello, el secretario general de Adeada, Fernando Díaz, recomienda realizar al menos una revisión del equilibrado al año, puesto que “a la hora de conducir es fácil que vayamos teniendo pequeños golpes contra bordillos, incluso a veces podemos subirnos a una acera y todo eso puede ir afectando al equilibrado de los neumáticos”. Asimismo, recomienda que esa revisión sea más frecuente (cada seis meses) entre aquellos conductores que “diariamente realizan recorridos en los que deben pasar por pequeños obstáculos o que tienen, por ejemplo, que superar un pequeño bordillo para entrar al garaje”.

Además de estar alerta ante cualquiera de estas situaciones, conviene revisar el equilibrado de neumáticos siempre que se detecta alguna vibración de la dirección o de la carrocería del vehículo, Conviene revisar el equilibrado de neumáticos siempre que se detecta alguna vibración de la dirección o de la carrocería del vehículo o cuando se aprecia un desgaste irregular de los neumáticos. Unos cuidados a los que hay que añadir una revisión mensual de la presión de las ruedas.

De hecho, el estudio sobre la Accidentalidad en España, realizado para Goodyear por el Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia, deja clara la importancia de un buen mantenimiento de los neumáticos para poder viajar más protegidos. Según se indica en dicho estudio, relativo al periodo 1997-2001 y en el que se tomaron como muestra 200.000 siniestros, el 60% de los coches que se vio implicado en un accidente de tráfico por fallos mecánicos presentaba algún deterioro de los neumáticos. Es decir, que los fallos mecánicos relacionados con un mal estado de las ruedas superan a todo el resto de deficiencias juntas.

En este sentido, desde el RACC Juan Ignacio Viedma recuerda que “el neumático es una parte vital porque nos une al firme y debe estar en perfecto estado” y recomienda a los usuarios que “no escatimen” a la hora de garantizarse un buen mantenimiento. Sin embargo, el 12% de los vehículos que no superan la ITV presenta alguna deficiencia relativa al estado de los neumáticos. Un aspecto este último que hay que tener en cuenta especialmente en el caso del equilibrado de los neumáticos, ya que la normativa vigente impide que en las estaciones de la Inspección Técnica de Vehículos se desmonte ninguna parte de los mismos y, por lo tanto, es una cuestión que no se revisa. Dicho de otro modo, un coche puede superar dicha inspección y tener mal equilibradas las ruedas, lo que obliga a los conductores a estar especialmente atentos.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones