Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor

La CE se propone acabar con la circulación de coches de gasolina o diésel en las ciudades para 2050

Se sustituirán por vehículos eléctricos, con motor de hidrógeno o híbridos, así como por el transporte público, en bicicleta y a pie

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 29 marzo de 2011
Si se cumple el objetivo que se ha marcado la Comisión Europea (CE), en el año 2050 no circularán coches de gasolina o diésel por las ciudades europeas. Estos vehículos deberán sustituirse, según el Ejecutivo comunitario, por otros eléctricos, con motor de hidrógeno o híbridos, así como por el transporte público y el transporte en bicicleta y a pie.

Con el fin de acelerar esta transición, la CE propondrá en los próximos meses un sistema común para las ciudades que quieran introducir peajes urbanos, como el que de Londres, con el fin de reducir la congestión. Además, Bruselas primará con más fondos comunitarios a las ciudades que elaboren planes de transporte sostenible. En paralelo, la CE quiere, antes de 2050, aproximarse al objetivo de "cero muertes" en el transporte por carretera.

Una de las prioridades de la estrategia para el transporte hasta 2050 presentada por el Ejecutivo comunitario es la desaparición de los coches de combustible convencional de las ciudades. Su objetivo es aumentar la movilidad y reducir las emisiones de CO2 en el transporte en un 60%, además de disminuir la dependencia de Europa del petróleo importado. "La opinión generalizada de que hay que reducir la movilidad para combatir el cambio climático es sencillamente falsa", afirmó el vicepresidente de la CE y responsable de transporte, Siim Kallas. "Podemos romper la dependencia de los sistemas de transporte respecto del petróleo sin sacrificar su eficiencia ni comprometer la movilidad. Podemos ganar en ambos aspectos", aseguró.

Bruselas calcula que las infraestructuras de la Unión Europea (UE) necesitan una inversión de 1,5 billones de euros entre 2010 y 2030 solo para poder hacer frente a la demanda. Ante la escasez de fondos públicos, Bruselas apuesta por la colaboración entre el sector público y privado y propone destinar parte de los ingresos generados por el uso de carreteras al sector de transporte. La CE tiene previsto presentar una norma sobre peajes para turismos, que se sumaría a la que ya existe para camiones. Se trata de generalizar los principios de "quien contamina paga" y "el usuario paga".

Para 2050, la Comisión Europea quiere que la mayor parte del transporte de pasajeros de media distancia, a partir de 300 kilómetros, se realice por ferrocarril. Y apuesta por, de aquí a 2030, transferir a otros modos, como el ferrocarril o el transporte fluvial, el 30% del transporte por carretera en distancias superiores a los 300 kilómetros. Ese porcentaje debe ascender a más del 50% para 2050. Otro de los objetivos de la nueva estrategia de la UE es lograr en 2050 conectar todos los aeropuertos principales a la red ferroviaria, preferiblemente de alta velocidad, así como garantizar que todos los puertos de mar principales estén suficientemente conectados con el sistema ferroviario de transporte de mercancías. Por lo que se refiere al transporte de larga distancia, Bruselas quiere llegar a una cuota del 40% de combustibles con pocas emisiones de carbono en el sector aéreo y reducir en un 40% las emisiones de CO2 de la UE procedentes del fuel para calderas del sector marítimo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones