Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Comprar y alquiler

La tecnología de nuestros vehículos

El avance de la electrónica y la mecánica han puesto al servicio del automóvil multitud de dispositivos que es necesario conocer para elegir con mejor criterio el modelo más conveniente a nuestras necesidades.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 20 marzo de 2003
img_autop 1
Las siglas y las definiciones técnicas denominan numerosas mejoras que pueden resultarnos útiles o no, según el uso que demos al vehículo. Estas son algunas de las más habituales:

Common rail o conducto común: sistema para optimizar el consumo y rendimiento del combustible. La gasolina que entra al cilindro no procede de una bomba de presión sino de una tubería de la que parte una ramificación para cada inyector. La ventaja es que la presión es constante, independientemente del régimen del motor.

Acelerador electrónico: los sistemas de inyección han acabado con el carburador. El pedal del acelerador ya no tira de un hilo sino que emite una señal eléctrica variable en función de la intensidad con que lo pisemos. Esta señal llega a los inyectores de gasolina que introducen la cantidad exacta de gasolina que precisa el motor.

Embrague pilotado: desaparece el pedal izquierdo. El conductor solo tiene que cambiar de marcha y una bomba hidráulica se encarga de ejercer la fuerza sobre el sistema de embrague. También controla el grado resbaladizo que hay que aplicarle al engranar la siguiente velocidad para que el cambio resulte suave y progresivo.

Llave de tarjeta: la tradicional llave del automóvil comienza a ser sustituida en los vehículos de alta gama por una tarjeta electrónica, muy similar a las de crédito. Al acercarse al vehículo, un sensor detecta su presencia abriendo la puerta al conductor. Para arrancar el coche, solo hay que introducir la tarjeta en una ranura y pulsar un botón.

Llave con memoria para los asientos: permiten grabar la posición de los asientos elegida por varios usuarios. Sólo hay que introducir la llave, marcar un código y los asientos tomarán la altura e inclinación preseleccionada.

GPS (Global Positioning System): sistema de navegación que emplea la señal de tres satélites geoestacionarios para situar nuestro vehículo en un mapa con un error inferior a los cinco metros. Esto permite que el conductor marque en un mapa su destino y el sistema le guía por calles y carreteras al punto exacto deseado. Algunos sistemas contactan con los centros de tráfico de las ciudades evitando los atascos y las vías saturadas.

Climatización automática: un sistema de sensores detecta la humedad y la temperatura en el vehículo eligiendo la potencia del aire acondicionado para evitar cambios bruscos que puedan afectar a la salud de los ocupantes.

Filtros de polen y de carbón activado: los primeros son especialmente indicados para personas con alergias. Los de carbón activado filtran malos olores y algunos gases nocivos.

Sistema de sonido adaptativo: el equipo de música y el teléfono móvil miden el ruido interior del vehículo adaptando su volumen para que la señal pueda ser percibida por el conductor.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones