Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor

Sufrir un accidente en el transporte público: indemnizaciones

Si un pasajero se lesiona o sufre algún tipo de perjuicio durante el viaje tiene derecho a reclamar una indemnización

Una persona se lesiona durante un viaje en un autobús público. Se produce un accidente y, como resultado, se hace una brecha en la ceja y le diagnostican un síndrome postraumático cervical. Tras la pertinente reclamación, consigue una indemnización de 10.000 euros. Éste es sólo uno de los múltiples casos de personas que han sufrido un accidente mientras viajaban en transporte público (tren, autobús, metro…). En esta ocasión, el afectado decidió solicitar una indemnización, y la consiguió, pero la mayoría se queda sin ella porque ignora que tiene este derecho.

Pasos y plazos para realizar la reclamación

Imagen: David Evers

La vía penal no es la más aconsejable para realizar la reclamación de una indemnización. Si se opta por ella, es muy posible que los tribunales archiven la causa. Lo más conveniente es iniciar una demanda civil o una reclamación previa administrativa.

Los trámites que hay que seguir son distintos en uno u otro caso. Será el letrado quien informe al accidentado de las distintas fases. El principal problema de este tipo de reclamaciones es que, al no poder recurrir a la vía penal mediante denuncia, el proceso es largo y complejo.

Lo más conveniente es huir de la vía penal e iniciar una demanda civil o una reclamación previa administrativa

Para que se conceda la indemnización, además, es importante contar con pruebas que se puedan aportar. En los casos graves es más sencillo, ya que la Policía acude al lugar del siniestro y certifica que el accidente se ha producido. En accidentes leves, puede ser más complicado aportar pruebas o demostrar que la lesión se debió, en su caso, a un frenazo del autobús. Si se solicita la intervención de la Policía Local, ésta realizará un informe en el que incluirá las versiones de los involucrados y los testigos presenciales, datos objetivos como huellas de frenada, señales de circulación o velocidad estimada de los vehículos. En este atestado se determinará la responsabilidad del accidente, una prueba que en muchos casos resulta definitiva.

A falta de un atestado policial, es conveniente recopilar pruebas. Pueden presentarse documentos (informes médicos) o solicitar la presencia de testigos que hayan visto lo sucedido. No obstante, conviene interponer la reclamación aunque no se logre contactar con testigos.

¿Qué plazos hay para reclamar una indemnización cuando se ha sufrido un accidente en un transporte público? La ley otorga un año desde que se produce el hecho que motiva la indemnización o su efecto lesivo. Hay una salvedad: cuando se trate de lesiones físicas o psíquicas, no sólo daños materiales, este año empezará a computarse desde la curación o la determinación del alcance de las secuelas.

BAREMO DE INDEMNIZACIONES

Las indemnizaciones que perciben los asegurados o beneficiarios del Seguro Obligatorio de Viajeros se valoran y abonan en función de la gravedad de las mismas. Cuando se trata de lesiones corporales, hay que fijarse en las siguientes categorías:

1ª categoría.
Tetraplejía espástica, insuficiencia cardiorrespiratoria con cardiomegalia de grado IV, amputación de un miembro superior y un miembro inferior homolateral o heterolateral, pérdida completa de la visión o reducción de la agudeza visual bilateral, síndrome demencial permanente, entre otras.

Indemnización: 42.000 euros.

2ª categoría.

Hemiplejía completa, lesiones del sistema nervioso central, amputación de ambos miembros superiores o inferiores, grandes quemados de segundo y tercer grado con afección en órganos profundos, fractura pélvica con parálisis y alteraciones urinarias permanentes y tetraparejía, entre otras.
Indemnización: 30.000 euros.

3ª categoría.
Amputación total de la lengua, pérdida total de maxilar inferior, infarto de miocardio, pérdida completa del pene, pérdida total de la mano, amputación de un miembro inferior, fractura de bóveda craneal y de raquis, entre otras.
Indemnización: 27.000 euros.

4ª categoría.
Síndrome psicótico exógeno de evolución crónica, pérdida completa de visión monocular y reducción del 50% del otro ojo, pérdida de la nariz, parálisis lingual con trastornos de fonación y masticación, quemaduras extensas de primer y segundo grado que afecten a una superficie corporal superior al 30%, pérdida de matriz y/o anexos, fístula vesico-rectal, entre otras.
Indemnización: 24.000 euros.

5ª categoría.
Parálisis del tronco facial, atrofia testicular y disfunción glandular, pérdida de ambas mamas, amputación de ambos pulgares, pérdida total de la mano, parálisis completa y permanente de un miembro inferior, entre otras.
Indemnización: 21.000 euros.

6ª categoría.
Pérdida completa de la visión de un ojo y del 25% del otro, afasia completa, afaquia bilateral, traqueotomía permanente, lesión traqueal con estenosis, amputación de cuatro dedos de extremidad superior, con pulgar móvil, anquilosis de codo-húmero, amputación del pulgar e índice, pérdida total de la mano, fístula uretral o cistitis crónica, entre otras.
Indemnización: 18.000 euros.

7ª categoría.
Parálisis total de la musculatura ocular, catarata traumática bilateral, anquilosis del hombro, amputación de tres dedos y sus metacarpianos correspondientes, parálisis del nervio radial por lesión superior a la rama del tríceps, alteración bronquio-pulmonar con déficit ventilatorio del 30% al 50%, pérdida de esfínter anal con prolapso, entre otras.
Indemnización: 15.000 euros.

8ª categoría.
Fractura de bóveda craneal con craneoplastia, fístula bilateral con lesiones óseas de vías lagrimales, sinusitis traumática bilateral de evolución crónica, fractura pélvica con complicación urinaria permanente, acortamiento de miembro inferior superior a seis centímetros, hernia diafragmática de origen traumático, pérdida de una glándula mamaria, entre otras.
Indemnización: 12.000 euros.

9ª categoría.
Catarata traumática unilateral, reducción campo visual a menos de 30 grados, pérdida completa de arcada dentaria superior o inferior, disfonía permanente, alteración bronquial con insuficiencia ventilatoria superior al 30%, fístula de intestino delgado, amputación de un pulgar, anquilosis de muñeca con rigidez de los dedos, parálisis asociada del nervio mediano y cubital, atrofia total de musculatura de miembro inferior, entre otras.
Indemnización: 9.000 euros.

10ª categoría.
Epifora bilateral, cicatriz en pared abdominal, fractura de esternón o múltiples costillas con consolidación viciosa y trastornos neurológicos, anquilosis completa de codo, con conservación de movimientos de torsión, paresia permanente del nervio ciático, atrofia del tendón aquíleo, pie zambo, limitación de los movimientos de cadera, entre otras.

Indemnización: 6.000 euros.

11ª categoría.

Pérdida de sustancia ósea en bóveda craneal, parálisis del nervio glosofaríngeo, parálisis muscular periorbitaria., luxación irreductible del pubis, amputación de las tres falanges del dedo índice, parálisis del nervio cubital, amputación de tres metatarsianos, atrofia total de la musculatura anterior del miembro inferior, entre otras.

Indemnización: 4.500 euros.

12ª categoría.

Traumatismo craneal con alteraciones de carácter psicosocial, luxación temporo-maxilar, reducción del campo visual unilateral inferior a 15 grados, parálisis muscular periorbitaria, fractura vertebral con exostosis, dolor y limitación de movimientos, amputación de las dos falanges del primer dedo del miembro inferior, hernia traumática de hiato esofágico, entre otras.

Indemnización: 3.600 euros.

13ª categoría.

Parálisis de la rama mandibular del nervio facial, pérdida completa de arcada dentaria, amputación de falanges distales, en los dedos tercero, cuarto o quinto, callo fibroso del olegranon, atrofia muscular de miembro superior, pie plano traumático, hernia inguinal unilateral, entre otras.

Indemnización: 2.700 euros.

14ª categoría.

Fracturas desviadas del húmero, cúbito y radio, fémur, tibia y peroné, pérdida de más de ocho piezas dentarias, hernia discal de origen traumático, fractura de pirámide nasal, fractura de arcos costales, procesos tromboflebíticos de evolución crónica, lesión meniscal de carácter crónico, entre otros.
Indemnización: 1.200 euros.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones