Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor

Una conducción eficiente favorece al bolsillo y al medio ambiente

Ahorra hasta un 25% de combustible y reduce un 15% las emisiones contaminantes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 8 agosto de 2008
La Dirección General de Tráfico (DGT) sigue insistiendo en las ventajas de una conducción eficiente. Ahora lo hace en un periodo del año en el que se concentra el mayor número de desplazamientos de automóviles por carretera y con una batería de consejos para la eficiencia en la conducción que ayudarán a mejorar el rendimiento, consumo y vida útil de nuestros vehículos.

Se trata de aplicar unas técnicas que permiten, además de reducir el riesgo de accidente, rebajar entre un 10% y un 25% la factura de combustible y disminuir sensiblemente, hasta un 15%, la emisión de gases contaminantes, en especial de dióxido de carbono (CO2), a la atmósfera.

Están recogidas en el Manual de Conducción Eficiente editado por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE). Esta publicación recuerda que los automóviles "utilizan un 15% de la energía total consumida en nuestro país, la cual proviene en el 98% de derivados del petróleo" y que "el 40% de las emisiones totales de CO2 tiene su origen en el transporte por carretera".

Recomendaciones

Para lograr este notable ahorro, contaminar menos, viajar más seguro y conservar mejor nuestro coche, hay que seguir consejos como arrancar sin pisar el acelerador y evitar la brusquedad en salidas y detenciones, o no rebasar los límites de velocidad.

No apurar los cambios de marcha, mantener la velocidad constante y evitar brusquedades al volante reduce notablemente el consumo. Es preferible usar marchas largas, respetando siempre los límites de velocidad, y mantener la distancia de seguridad para evitar frenazos y acelerones que causan consumos innecesarios.

También hay que mantener, siempre que sea posible, una velocidad uniforme y adecuada a la vía. Otra práctica habitual debe ser comprobar mensualmente que la presión de los neumáticos es la adecuada a la época del año y a la carga del vehículo.

Respecto al aire acondicionado, el uso inadecuado del mismo supone derrochar energía y dinero. La temperatura ideal del habitáculo es de 23-24 grados, por lo que se recomienda utilizar los sistemas de refrigeración sólo cuando la temperatura ambiente supere los 25 grados. La DGT asegura que "en ciudad y a bajas velocidades, abrir la ventanilla es más eficiente que usar el aire acondicionado". En autopistas, en cambio, resulta más eficiente energéticamente utilizar el aire acondicionado.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones