Algunas zonas de Europa se enfrentan a una reaparición de las paperas

Los médicos abogan por introducir una tercera dosis de la vacuna contra esta infección
Por mediatrader 5 de junio de 2009

Las paperas han reaparecido en algunas partes de Europa, con brotes ya confirmados en el Reino Unido, los Balcanes o Moldavia, señalaron expertos sanitarios europeos. Ante este panorama, los especialistas aconsejaron para mejorar la inmunidad introducir una tercera dosis de la vacuna contra esa infección.

Los casos de la enfermedad en Inglaterra y Gales se duplicaron en los últimos tres meses, en comparación con el cuarto trimestre de 2008, hasta alcanzar casi los 1.700, indicaron funcionarios británicos. Muchos se han dado entre adolescentes y jóvenes, demasiado mayores como para haber sido inmunizados cuando se introdujo ampliamente la vacuna triple vírica (contra paperas, sarampión y rubéola). Sólo el 12% de los pacientes británicos nacieron después de 1990, cuando se hizo universal la aplicación de dos dosis de la triple vírica.

Las paperas son una enfermedad viral que puede causar fiebre leve e inflamación glandular. Los casos graves pueden generar sordera, inflamación testicular y encefalitis. El virus suele mutar, por lo que las personas que sólo recibieron una o dos dosis de la vacuna aún son vulnerables. La dosis doble tendría entre un 88% y un 95% de efectividad, pero muchos países que facilitan esta vacuna no han aplicado las dos dosis. No obstante, el virus es tan cambiante que incluso esas dos dosis no siempre resultan suficientes para prevenir los brotes en lugares con buena cobertura de vacunación, afirmó Kari Johansen, especialista en vacunas del Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades.

Tercera dosis

Esta experta aseguró que una tercera dosis, que aún no está disponible pero en la que se está trabajando, impulsaría la respuesta inmune del cuerpo y, en teoría, podría brindar lo que se conoce como protección cruzada contra cepas mutadas. Sin embargo, antes debe estudiarse en personas, subrayó Johansen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que un mínimo del 95% de la población debe estar vacunada para poder crear lo que se conoce como «inmunidad comunitaria». Esto reduce las posibilidades de que se produzcan brotes infecciosos. A pesar de ello, las estadísticas de la Agencia de Protección de la Salud británica indican que en Inglaterra y Gales el 89% de los niños ha recibido una dosis de la triple vírica y sólo el 75% las dos.