Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Atención sanitaria

Clínicas del dolor

Las unidades del dolor son un servicio de atención sanitaria que proporciona alivio a dolores agudos y crónicos, y permite el aumento de la calidad de vida del paciente

img_dolor_portada

¿Cuándo se acude a la consulta del médico? Generalmente, cuando se tiene dolor, ya que éste suele ser una advertencia de nuestro cuerpo avisando de que algo no funciona correctamente. Si se trata de un dolor leve y pasajero, no durará más que unas horas, días o, en los casos más graves, pocos meses. Cuando este margen se alarga por encima de los seis meses, se considera que se trata de dolor crónico, un problema que afecta en España a cuatro millones y medio de personas y perjudica su calidad de vida. Aunque no siempre recibe el tratamiento adecuado, tanto este tipo de dolor como el agudo encuentran alivio en un servicio interdisciplinar, las Unidades del Dolor. Estas se dedican en exclusiva no a derrotarlo del todo -misión imposible según los expertos-, pero sí a minimizar las molestias de los pacientes.

Servicio interdisciplinar

/imgs/2006/10/abdominalgia.jpg

No hay dos Unidades del Dolor iguales, señalan los expertos, aunque todas siguen los mismos parámetros. Lo ideal, según señala Concepción Pérez y confirma José María Muñoz, es que una unidad especializada como es una Clínica del Dolor, sea interdisciplinar y esté integrada por médicos de distintas especialidades, a cuyo frente está, generalmente, un anestesiólogo. Psiquiatras o neurocirujanos participan también de manera muy activa en el tratamiento del dolor junto a enfermeros, rehabilitadores, farmacéuticos y psicólogos. El protagonismo de los anestesiólogos -asegura Muñoz- está justificado porque al tratarse del control de dolor rebelde hay que recurrir a técnicas específicamente anestésicas, como el uso de los bloques epidurales, infiltraciones o radiofrecuencia. Además, según afirma la especialista del Hospital de La Princesa, estos expertos tienen más experiencia en el manejo de fármacos y en sus posibles combinaciones para mitigar un dolor determinado.

La presencia de personal especializado no es el único requisito necesario para que un servicio asistencial se considere Unidad del Dolor. Así, las Unidades técnicas específicas en Tratamiento del Dolor deben desarrollar una jornada laboral completa a la semana y poseer un espacio físico propio definido. Un segundo nivel son las Unidades Unidisciplinares de Tratamiento del Dolor, que tienen la obligación de contar con dos médicos especialistas y un coordinador médico especialista, además de tener un espacio físico propio. En ellas se deben realizar historias clínicas de los pacientes. Las Unidades Multidisciplinares de Tratamiento del Dolor suponen un paso más, y deben tener dos especialistas médicos distintos, uno de ellos obligatoriamente anestesiólogo o neurocirujano. Además, tienen que contar con un psicólogo o psiquiatra integrado en la unidad y con colaboradores de tres especialidades diferentes. Estas unidades deben ofrecer posibilidades diagnósticas y terapéuticas, y tener protocolos clínicos propios, además de contar con un mínimo de 300 pacientes nuevos al año. Por último existen las Unidades Multidisciplinares para el Estudio y Tratamiento del Dolor, que deben cumplir los requisitos anteriores y además, realizar labores docentes y de investigación.

Sólo se deriva un paciente a esta unidad especializada cuando se constata que se le ha aplicado un tratamiento correcto y se evidencia que no es suficiente

Un servicio de tamaña especialización supone un elevado coste para el centro que lo ofrece, ya que es necesario contar con medios técnicos de primer orden. Sin embargo, Concepción Pérez señala que a pesar de ser caras, las Unidades del Dolor ‘salen rentables cuando se utilizan bien’, aludiendo a la necesidad de que sólo accedan a las mismas los pacientes que realmente padezcan un dolor que deba ser tratado por especialistas. Es decir, como añade el anestesiólogo del hospital de La Paz, cumplir la máxima de que sólo se derivará un paciente a esta unidad especializada cuando se constate que el especialista que lo trata ha aplicado un tratamiento correcto y se evidencie que no es suficiente. Las derivaciones a estas unidades hospitalarias pueden ser de pacientes con dolores agudos, como enfermos quirúrgicos (postoperatorios) y un elevado número de enfermos oncológicos. Pero, de manera mayoritaria, se atienden dolores crónicos como cefaleas y migrañas, dolor de espalda asociado con el paso de la edad, dolor artrítico, y muchas enfermedades específicas que están asociadas con el dolor como diabetes, herpes y algunos tipos de cáncer. José María Muñoz asegura que para los pacientes crónicos, cuyo dolor es estructural y no va a desaparecer, el único remedio posible es el alivio que les proporciona la terapia más adecuada a su molestia, un tratamiento individualizado que produce una mejora significativa de su calidad de vida.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones