Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Atención sanitaria

Cómo dar malas noticias

Psicólogos y profesionales sanitarios señalan la necesidad de comunicar a los pacientes la verdad sobre su situación, pero en la dosis adecuada

img_mnoticias_portada

La peor noticia de todas es tener que comunicar una mala noticia. Sin embargo, se trata de un hecho irremediable ya que en un momento u otro todo el mundo acabará enfrentándose a la enfermedad o a la muerte. Desde hace varias décadas entre los profesionales de la salud se ha roto con el tradicional «muro de silencio» que, amparándose en la piedad, evitaba decir al paciente la verdad sobre la gravedad de su dolencia. Hoy los médicos optan porque el enfermo vea reconocido su derecho a ser informado y estar al corriente de su situación, aunque señalan la necesidad de administrar la verdad en dosis adecuadas.

Trabajo de especialistas

/imgs/2006/10/hospital.jpg
Comunicar una mala noticia no es plato de gusto para ningún profesional, pero los expertos coinciden en señalar que quien debe hacerlo es el médico que atiende la patología que provoca la mala nueva. Así lo entienden tanto Joan de Pablo, del Hospital Clínico de Barcelona, como Francisco Duque, del Gregorio Marañón de Madrid. A juicio del psicólogo madrileño, el profesional de cada área es el más indicado para realizar su trabajo. «De cañerías sabe un fontanero, de una cardiopatía, un cardiólogo», ilustra. Al experto es a quien el paciente va a preguntar sus dudas y «es él quien debe dar la noticia», asegura.

No obstante, debe ser un trabajo de coordinación en el que participen el equipo de psicólogos y los especialistas de cada área, así como el personal de enfermería que se ocupará del paciente. En cualquier caso, como señala Duque, es necesario saber en qué consiste la mala noticia; conocer qué solución tiene el caso concreto, en especial el diagnóstico, el tratamiento y las perspectivas de futuro; y tener conocimiento de qué saben el paciente y su familia y, sobre todo, trazar una estrategia para determinar hasta dónde quieren saber.

Cuando a un paciente se le proporciona información sobre su dolencia se le permite controlar la situación y recuperar su propia trayectoria personal

La teoría no parece complicada, pero ¿cómo explicar a alguien que va a perder un miembro, que pasará el resto de su vida en una silla de ruedas o que su vida va a llegar a término? ¿Cuál es el mejor modo de comunicarlo? En opinión del psiquiatra catalán, dar una mala noticia que afecte a la salud o la integridad física siempre va a causar dolor, pero «hacerlo mal causa más dolor que hacerlo bien».

De Pablo sostiene que es necesario explicar la verdad «pero de forma soportable y con esperanzas», y recuerda que es importante tener en cuenta que algunos suicidios han sido inducidos por un diagnóstico dicho de mal modo por parte del profesional.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones