Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Atención sanitaria

Seis años con la ‘píldora del día después’

Ginecólogos y obstetras reclaman mayor uniformidad en la dispensación de la píldora destinada a la anticoncepción de urgencia

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: miércoles 19 septiembre de 2007

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia y la Sociedad Española de Contracepción iniciaron en verano una campaña de sensibilización global sobre la problemática en la accesibilidad a la anticoncepción de urgencia. La conocida como ‘píldora del día después’, un comprimido de levonorgestrel, está indicada dentro de las 72 horas inmediatas a la práctica de coito sin protección y sin intención de embarazo. Actualmente, su acceso en España es desigual en las distintas comunidades autónomas: mientras que algunas se hacen cargo del coste del medicamento y lo recetan en todos los servicios sanitarios, en otras no ocurre lo mismo.

Más información, menos recetas

Además de la información, la gran medida que aumentaría el acceso a la anticoncepción de urgencia sería, según los expertos, una administración libre de receta «o que, al menos y mientras esta demanda no sea satisfecha en todas partes por igual, se pudieran prescribir las recetas por adelantado». De esta manera, Bajo Arenas subraya que la paciente no tendría que salvar tantos obstáculos para buscar en primer lugar un servicio médico (en muchas ocasiones de guardia) y, a continuación, una farmacia, «sino que acudiría directamente a esta última».

En definitiva, hallar una farmacia abierta en fin de semana es siempre más fácil que dar con un médico, teniendo en cuenta que estos tratamientos concentran su indicación y su eficacia en periodos muy cortos. «La píldora del día después se puede tomar hasta un máximo de 72 horas después de la relación sexual, pero es más efectiva cuando se consume dentro de las primeras 24 horas, que es cuando los distintos mecanismos por los que actúa la medicación tienen más posibilidades de activarse», apunta Bajo Arenas.

La Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha, la Rioja o el País Vasco no contemplan planes de mejora o implantación eficaz de la anticoncepción de urgencia

Según los datos clínicos, la eficacia de la píldora del día después para evitar el embarazo llega de promedio a un 85%, aunque consumida dentro de las 24 horas siguientes al coito sin protección alcanza hasta un 95%. «Desde la SEC no consideramos imprescindible una receta médica para la dispensación de una anticoncepción de urgencia», añade Pérez Campos. «Se trata de un medicamento tenido por esencial e inocuo, según la OMS, y fácil de administrar. Parece incongruente que en muchos países de Europa y en EEUU las administraciones confíen en la capacidad de discernimiento de las mujeres que demandan este tratamiento y en España no lo hagamos».

Acceso desigual

Cada comunidad autónoma del Estado español parece seguir consignas distintas a este respecto. Por ejemplo: Andalucía y Cataluña disponen de una amplia red de centros de salud o atención a la mujer que proporcionan asesoría y que, además, dispensan gratuitamente la anticoncepción de urgencia. En general, estas dos comunidades junto con Galicia, Navarra, Extremadura, Aragón y recientemente Castilla y León, ya han puesto en marcha planes de mejora de accesibilidad a la píldora del día después; mientras que en Madrid, Baleares y Cantabria la disponibilidad de estos tratamientos pasa por contratiempos.

Por último, ni la Comunidad Valenciana, ni Murcia, Castilla-La Mancha, la Rioja o el País Vasco contemplan planes de mejora o implantación eficaz de la anticoncepción de urgencia. Si las diferencias son claras en España, también lo son entre nuestro país y otros del entorno. Así, las ciudadanas de Francia, Reino Unido, Portugal, Suecia y Bélgica pueden adquirir la píldora del día después libremente en farmacias, sin receta, y disfrutar además de beneficios añadidos como la dispensación gratuita del fármaco en las escuelas (una medida que se adoptó en Francia para reducir el alto índice de abortos adolescentes).

UNA CAMPAÑA CON SIETE OBJETIVOS

En general, ginecólogos y obstetras abogan por la liberalización del consumo de las ‘píldoras del día después’ o, al menos, apoyan la eliminación de las trabas existentes para obtenerlas en las farmacias. Según la campaña puesta en marcha por las dos entidades más representativas de este colectivo, los beneficios de una libre dispensación incluirían:

  • Reducción de la incidencia de embarazos no deseados por coito desprotegido o fallo del método anticonceptivo.
  • Reducción en el número de abortos.
  • Reducción de los costes sanitarios.
  • Mayor accesibilidad a la anticoncepción de urgencia.
  • Reducción de las consultas en los servicios de urgencia.
  • Mayor tranquilidad de la mujer afectada.
  • Mayor equidad y justicia en la dispensación del fármaco.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto