Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Aumentan las alergias a productos cotidianos en los países desarrollados

Los alergólogos piden que el etiquetado de los alimentos indique todos los ingredientes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 27 marzo de 2002
Img alergiasp
Un alto porcentaje de la población sufre alergias a alimentos, a partículas suspendidas del aire, a fármacos o a cualquier objeto vivo o inanimado con el que entra en contacto. Se trata de un rechazo inmunológico que, una vez desatado, es muy difícil corregir, aunque se puede atenuar. En los últimos años, en los países desarrollados se ha producido un aumento significativo de personas que han desarrollado alergias a elementos cotidianos o a sustancias innovadoras, según apuntan los alergólogos.

"Las alergias son algo consustancial a la civilización", asegura el doctor José Luis Eseverri, alergólogo del Hospital de Vall d'Hebron en Cataluña. El sistema inmunológico esconde las verdaderas causas de las reacciones alérgicas, sin embargo los inmunólogos desconocen el mecanismo por el que el cuerpo activa sus defensas en campo propio, cuando un alérgeno entra en contacto con el organismo.

Eseverri señala que cuanto más sana está una población, más índice de alergias registra. "Conforme se mantienen más limpias las casas, se trata a los enfermos con antibióticos y se les dan vacunas preventivas de infecciones, más reacciones inmunológicas aparecen. Es como si la alergia fuera el precio que hay que pagar por mantener a la población lejos del contacto con parásitos, gérmenes o bacterias", explica.

Las previsiones de los expertos indican que las alergias seguirán creciendo en occidente. "Si al organismo no le enseñamos a protegerse por sí mismo de los gérmenes, se dedica a fabricar alergias", continúa el doctor. "La teoría higienista dice que a más higiene más alergia, y que quienes viven en granjas rodeadas de bacterias tienen un sistema inmunológico potente y sufren menos alergias", añade.

Evitar el objeto causal

Esto no quiere decir que los ciudadanos deban abandonar su higiene personal. Eseverri afirma que lo fundamental es "agilizar los métodos que permitan conocer a qué se es alérgico. El principal tratamiento de una alergia es la evitación del objeto causal".

Las alergias se disparan a partir de elementos cotidianos para el afectado. Así, en Estados Unidos, el cacahuete es la causa número uno de las reacciones inmunológicas, ya que es un fruto que los norteamericanos utilizan para todo: como potenciador de sabores, lo transforman en aceite para cocinar, en crema para untar, etc.

En las comunidades mediterráneas, el principal alimento causante de alergia es el huevo, seguido de la avellana, la almendra, la leche de vaca, las naranjas y, recientemente, el kiwi y el mango. La activación de una alergia no depende de la dosis o de la porción de alimento ingerida. Unas trazas de yema de huevo ocultas en una crema de verduras pueden provocar un shock en un alérgico.

Por esta razón, Eseverri se muestra partidario de que la ley española obligue a que en las etiquetas de los alimentos aparezcan todas las sustancias que los componen, para alertar a aquellos que padezcan alergias a determinadas sustancias o productos. En la actualidad, solamente es obligatorio indicar el alimento principal y los componentes que integran más del 20% del producto.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones